lunes, 13 de marzo de 2017

Marine Le Pen: La Ultraderecha se toma La Bastilla

Exclusivo: El presente artículo es publicado en EquilibrioInternacional.com bajo la expresa autorización de su autor.

(Por Andres Gomez Polanco *) - Un fantasma recorre Europa. Y, esta vez, no es el socialismo, es el fantasma de la ultraderecha. Bajo el lema de “frustrados, enojados con el sistema imperante, fracasados, clases medias empobrecidas, y xenófobos uníos”. Políticos como Marine Le Pen, del Frente Nacional francés, han irrumpido en las democracias bipartidistas europeas como un huracán que amenaza la estabilidad política, la recuperación económica, las instituciones, la convivencia multicultural, la paz, los derechos humanos, y la Unión Europea. En otras palabras, los populismos xenófobos y anti-inmigrantes de ultraderecha son una amenaza real para la preservación de una Europa democrática.

Marine Le Pen

En el caso francés desde el 2008, año de inicio de la crisis económica y financiera mundial, Marine Le Pen ha crecido sistemáticamente en las preferencias electorales hasta convertirse hoy por hoy en una de las favoritas para las elecciones presidenciales a disputarse en Abril del 2017. Si bien es cierto la hija del líder histórico del Front Nacional, Jean Marine Le Pen, no tiene la victoria asegurada, su pase a la segunda vuelta presidencial es casi un hecho. El éxito de Le Pen es perfectamente explicable, no es una irracionalidad política, o el resultado del triunfo del populismo y la demagogia en la sociedad francesa, como erróneamente se afirma en los medios de comunicación.

La explicación es simple, en una sociedad azotada por casi una década de ajustes estructurales, austericidio, recortes en programas sociales, educación, salud, seguridad social, desmantelamiento del Estado del bienestar, desempleo rampante, reducción salarial, y todo tipo de sacrificios para rescatar a los bancos, el sistema financiero, y pagar deuda; el surgimiento de un populismo que canalice el descontento era evidente. Sin embargo, la encarnación del populismo no proviene de la izquierda, el Partido Socialista Francés, al igual que la socialdemocracia en el mundo, perdió su identidad hace mucho tiempo y,  se convirtió en una extensión light de la derecha, generando un sistema político bipartidista, donde gane quien gane, el proyecto neoliberal no se discutía, era ley.

Por otro lado, la derecha gaullista representada por Sarkozy, ahora por Fillon, ha sido posicionada como la responsable política de la crisis al ser la simbiosis perfecta del poder económico-financiero y el poder político que fue finalmente lo que detonó la crisis. Por lo tanto, están inherentemente incapacitados para presentar una alternativa política creíble al pueblo francés. Y la extrema izquierda, o el populismo de izquierda representado por Melanchon pues simplemente llegaron tarde. En Francia no puede haber un PODEMOS, porque Marine Le Pen ha copado ese espacio político.
 
El Frente Nacional, dejando a un lado su ideología históricamente liberal y ortodoxa en términos economicos, se ha construido discursiva e indentitariamente como un proyecto político nacionalista, soberano, que busca recuperar la independencia y la grandeza de Francia arrebata por la opresión de los Bancos Alemanes, que son los que controlan la Unión Europea. Igualmente, ante el desempleo, la pobreza, y la inequidad Marine Le Pen ha construido políticamente a su enemigo, que no solo es la clase política, la UE, y los banqueros, sino, sobre todo, los inmigrantes ilegales; quienes se roban los empleos de los franceses, profesan una religión anti-republicana  (Islam), son parásitos del Estado, proclives al terrorismo, y no asimilan los valores franceses.

De esta manera, Le Pen reivindica la soberanía económica, financiera, territorial, migratoria, monetaria, fiscal, política, y geopolítica de Francia dicotomizando el escenario político entre la patria versus los enemigos del pueblo, los mundialistas (la globalización neoliberal). Pero, la victoria de Le Pen, no es segura, dado que el régimen electoral francés permite el ballotage, por ende, se entendería que los votantes de la izquierda, la extrema izquierda, la derecha, y del outsider Macron en una presunta segunda vuelta terminen votando por quien este disputando el poder al populismo fascista representado por Marine. Aunque en política y mucho más en elecciones, la estrategia y la realidad superan a la simple aritmética.

Finalmente, un posible triunfo del Frente Nacional no solo representa la fulminación directa de la UE, del Euro, y de los valores franceses –libertad, Igualdad, y fraternidad- sino que puede cambiar drásticamente el sistema de alianzas nacido después de la II Guerra Mundial, ya que bancos rusos financian la campana del Marine Le Pen y,  como todos sabemos, Putin no otorga ningún favor gratis. Tal vez, estemos ante el surgimiento del eje Paris, Moscú, Pekín. Dicho sea de paso Francia es una de las principales potencias nucleares. Se avecinan tiempos extraordinarios.

* Andrés Sebastián Gómez Polanco. Politólogo. Quito, Ecuador. asgomez@udlanet.ec

No hay comentarios: