jueves, 5 de enero de 2017

Naciones Unidas: El Club

Exclusivo: El presente artículo es publicado en EquilibrioInternacional.com bajo la expresa autorización de su autor.

(Por Violeta Yangüela *) - Se supone  que para pertenecer a una institución se requiere el cumplimiento de los requisitos que postula en su declaración de principios.

Asamblea General de las Naciones Unidas

La Carta de Naciones Unidas del 26 de junio de 1945 en su Capítulo I, Artículo 2 dice: “Los miembros de la Organización, a fin de asegurarse los derechos y beneficios inherentes a su condición de tales, cumplirán de buena fe las obligaciones contraídas por ellos de  conformidad con esta Carta”.

En su Capítulo II, Articulo 6 dice: “Todo miembro de las Naciones Unidas que haya violado repetidamente los Principios contenidos en esta Carta podrá ser expulsado de la Organización por la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad”.

Parecería que en 71 años ninguno de los miembros de las Naciones Unidas ha violado “repetidamente” los Principios de la Carta. Hasta ahora, la única expulsión conocida es la República de Yugoslavia y no precisamente por violación “repetidamente”.

La Asamblea General votó por abrumadora mayoría a favor de la propuesta del Consejo de Seguridad de retirar el escaño de la antigua república luego de  su desintegración en varios Estados.

En la Declaración Universal de Derechos Humanos firmada en 1948, su Artículo 2 dice: “Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición”.

Sus treinta artículos son todo un poema.

Resulta que Arabia Saudita se abstuvo de firmar la Declaración. Dicen los que cuentan la historia que se opusieron a los artículos 16 y 18.

El primero se refería a los derechos a casarse sin restricción por motivos de raza, nacionalidad, religión y fundar una familia y el segundo a la libertad de conciencia y religión que incluye la libertad a cambiar de religión.

Por supuesto, ambos inaceptables para el régimen de Arabia Saudita.

En la actualidad, desde el 2014, Arabia Saudita ha sido incorporada al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Dice el presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, “Naciones Unidas tiene un gran potencial pero ahora es solo un club de gente para reunirse, hablar y pasárselo bien. ¡Qué triste!”.

¿Tendrá razón?

* v.yanguela@codetel.net.do

No hay comentarios: