jueves, 15 de septiembre de 2016

¿Por que perdió el Kirchnerismo?

Exclusivo: El presente artículo es publicado en EquilibrioInternacional.com bajo la expresa autorización de su autor.

(Por Andres Gomez Polanco *) - Mauricio Macri con hacha en mano está realizando los “recortes” “necesarios” para equilibrar los índices macroeconómicos (inflación, déficit fiscal, competitividad, empleo, balanza comercial, balanza de pagos, etc.) después de más de una década de Néstor y Cristina. Se puede discutir claramente si en términos de política pública y política económica Macri está realizando lo correcto, pero este no es el caso, a continuación vamos a analizar las condiciones objetivas del porque tras casi un año de las elecciones presidenciales el Kirchnerismo implosionó y fue derrotado.


CFK nunca pudo controlar totalmente el sistema de justicia, durante los 12 años de Kirchnerismo actuaron ciertos jueces obsecuentes persiguiendo adversarios, ocultando la corrupción y politizando la justicia. Pero jamás logró un control total y unánime del sistema judicial, porque tal objetivo quimérico solo es medianamente alcanzable mientras se está en el poder y se puede comprar o apretar a los jueces. Cuando se pierde el poder, todo se va al diablo y los casos de corrupción son judicializados.  Ante tal hecho ex ministros, subsecretarios, y políticos k están siendo apresados, investigados, imputados y sentenciados por sus actos de corrupción desenfrenada.
  
Además el Kirchnerismo fue incapaz de controlar, acallar, cooptar a través de testaferros, o intimidar al medio de comunicación más importante y poderoso de Argentina: GRUPO CLARIN; del cual fue aliado en los primeros 4 años. El poder fáctico, CLARIN, que lo es, le peleó de tú a tú al Kirchnerismo y le ganó la guerra comunicacional, porque fueron más inteligentes con periodistas como Lanata y Nelson Castro frente a periodistas militantes-oficialistas a los que nadie veía y nadie creía.

Otro factor para la derrota del Kirchnerismo fue el Peronismo, que sin duda es el fenómeno político más extraordinario para estudiar y analizar en América Latina, ya que Peronismo no es Kirchnerismo. Este último solo es una facción dentro del movimiento popular y nacional como lo fueron el menemismo y el duhaldismo en su momento. Por ende, aunque lo intentaron los Kirchner no pudieron reemplazar o tan siquiera igualar en el imaginario político de los argentinos al movimiento del General Perón. Por lo tanto, a diferencia del Chavismo, el Correismo y Evo Morales surgió un Peronismo disidente, Sergio Massa, que restó poder al Kirchnerismo, le compitió electoralmente, e impidió la reforma para la re-relección presidencial.

Igualmente, otro factor de poder que impidió la perennización de los Kirchner fue el sindicalismo de los camioneros, específicamente el de Hugo Moyano, un sindicalista peronista nada angelical que no se dejó cooptar y terminó disputando la calle con CFK a punta de paralizaciones. En un país como Argentina donde los sindicatos todavía tienen fuerza, representación política independiente de los partidos tradicionales y son una fuente de poder en lo relacionado a movilización social.

Finalmente, el Kirchnerismo perdió ante Macri por la corrupción institucionalizada que los posicionó como una mafia de poder, por no saber manejar la economía eficientemente, por su personalismo mesiánico, y porque en vez de construir un proyecto de país que por sus logros transcienda los partidos y las ideologías se dedicó a construir una secta corrupta de mafiosos que creían que iban a estar 1000 años en el poder. Y solo duraron 12 como el Tercer Reich.

En conclusión, el Kirchnerismo más allá de sus aciertos y errores, no pudo edificar los dos pilares que todo país necesita para encaminarse hacia el desarrollo: un sistema político perdurable y legítimo, y un modelo económico exitoso e incluyente. Y después de “la década ganada”, el resultado del Kirchnerismo es Macri, la restauración conservadora, la derecha neoliberal, la derecha buena onda; porque a lado de la corrupción de los Kirchner Menem era un simple carterista.

* Andrés Sebastián Gómez Polanco. Politólogo. Quito, Ecuador. asgomez@udlanet.ec

No hay comentarios: