martes, 28 de junio de 2016

El Reino Unido y el sistema europeo de Estados

El presente artículo es publicado en EquilibrioInternacional.com bajo la expresa autorización de su autor.

(Por Luis V. Pérez Gil *) - El resultado del referéndum sobre la pertenencia a la Unión Europea (UE) denominado popularmente “Brexit”, no debería sorprender a nadie; más bien se trata de un resultado esperado y, podría plantearse incluso, si hasta era deseable desde el punto de la vista de la integración política europea. Aprovechando la crisis financiera que desestabilizó la moneda única durante 2011 y 2012 el Directorio europeo –cada vez más alemán y menos francés- avanzó en sus planes para dar forma al proyecto de Unión Política Europea.


Debemos recordar que entonces ya se habló del fracaso estrepitoso del euro, de la ruptura de la UE y otras tantas hecatombes políticas que se vuelven a reiterar ahora. El Presidente Sarkozy y la Canciller Merkel pactaron en diciembre de 2011 un acuerdo para los socios de la Eurozona por el que se crearía un nuevo régimen jurídico en el que una autoridad supranacional tendría el control de los presupuestos nacionales, la emisión de la deuda soberana y la política monetaria y la ampliación de los poderes del Banco Central Europeo.

En ese momento, el Presidente Sarkozy explicó que “nuestra preferencia es por un tratado de todos los Veintisiete para que nadie quedara fuera, pero estamos listos para seguir con un tratado con Diecisiete (los miembros de la Eurozona en aquel momento) en el que otros serían libres para unirse.” Este fue un primer, y evidente, aviso a Londres de que no permitirían retrasos y oposiciones que pusieran en peligro el euro, que ya había sido definido por ambos dirigentes como parte del interés nacional de Francia y Alemania. Así lo expresaron en el Foro de Davos en enero de 2011 cuando el Presidente Sarkozy enfatizó que “Merkel y yo jamás, dejaremos caer el euro, jamás.” El acuerdo político en el seno del Directorio en diciembre de 2011 era tan contundente que París y Berlín anunciaron que comunicarían su acuerdo por escrito dos días después en una carta dirigida al Presidente permanente de la UE, van Rompuy.

En consecuencia, el Consejo Europeo de diciembre de 2011 se concibió como un mero trámite para extender al resto de socios europeos los acuerdos del Directorio: los Estados miembros “acordaron” las medidas decididas previamente que garantizaban una mayor unión fiscal y la supervisión entre los Estados firmantes, lo que se instrumentaría a través de acuerdos intergubernamentales que evitaban la reforma de los Tratados Fundacionales, es decir, un acuerdo dentro de los acuerdos ya existentes, en los que participarían los Estados miembros de la Eurozona y aquellos miembros de la UE que lo considerarán conveniente. Como aseguró la Canciller Merkel a la conclusión del Consejo, la oposición del Reino Unidos y otros países para sumarse al pacto de Unión Fiscal no impediría a Europa avanzar.

Como ya comentamos en otro lugar, es interesante constatar cómo el Reino Unido estaba siendo excluido sistemáticamente de la decisiones políticas que implicaban un cambio estratégico complejo en el continente y, a su vez, cómo Londres carecía de los recursos e influencia para presionar a otros socios en la petición de medidas de excepción y derechos de veto en asuntos en los que nadie le pedía opinión. En ese momento es cuando realmente se abrió el debate sobre si el Reino Unido seguiría formando parte de la UE.

Así, tras conocer las conclusiones del Consejo Europeo de diciembre de 2011, Nigel Farage, eurodiputado partidario de la salida de la UE, consideró que lo sucedido era “la peor de las soluciones, porque nos deja dentro de la Unión, pero sin amigos y aislados (…) Eso va a llevar sin duda a la apertura de un gran debate sobre la cuestión esencial de si debemos o no seguir siendo miembros de la Unión Europea.” Y, evidentemente, no se equivocaba. El problema, de índole esencialmente política, fue que la Eurozona se constituyó rápidamente en una nueva entidad política supraestatal que comenzó a elaborar reglas para los Estados que la componen, empezando por la estabilidad presupuestaria, la deuda pública y la gobernanza, pero que no se quedaban ahí. Se trataba de una transformación compleja en una Organización Internacional integrada dentro de la UE con características fuertemente supranacionales y que coexiste con su gemela, la UE, supranacional orgánica –Consejo, Comisión, Tribunal de Justicia- e intergubernamental en todo lo no transferido, y regida por un Directorio del que había sido excluido explícitamente el Reino Unido.

La convocatoria de un referéndum sobre la pertenencia a la UE por el Primer Ministro Cameron no era sino un desesperado intento de mostrar a los socios europeístas que el Reino Unido seguía existiendo, pero, el resultado ha puesto de manifiesto, aunque sea por un escaso margen del 51,9 por ciento de los votos que, efectivamente, el Reino Unido no es relevante para lograr la Unión Política Europea.

En el contexto actual, las decisiones económicas y financieras que se han adoptado implican cambios políticos de gran alcance pero que se efectúan sin ningún tipo de mandato político, poniendo de manifiesto que el Directorio europeo se impone. Asistimos, por tanto, al nacimiento de un nuevo equilibrio de poder continental: Alemania es la potencia hegemónica que dicta las reglas del sistema con la anuencia de los Estados Unidos –sus prioridades estratégicas se encuentran en la cuenca del Pacífico- y Rusia. En términos realistas es la consecuencia del implacable interés nacional hegemónico. El reto es gigantesco pues se trata de equilibrar el sistema europeo entre una Rusia poderosa que ha recuperado sus zonas de influencia perdidas y una Alemania convertida en líder indiscutible de la UE. El Reino Unido ha dejado de existir como actor político relevante del sistema europeo de Estados.

* Luis V. Pérez Gil. Doctor en Derecho con Premio Extraordinario por la Universidad de La Laguna (ULL). Miembro de la Asoc. Española de Profesores de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales (1997) y de la European Society of International Law (2010). Ha ejercido como Investigador y Profesor Asociado en el Dpto. de Derecho Internacional y Procesal de la ULL. Ha realizado estancias de investigación en el Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México, el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile, el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat (Chile), el Centro Iberoamericano de la Universidad de Pécs (Hungría). Ha sido coordinador de seminarios internacionales en la Universidad de Santiago de Chile y en la Universidad de Viena. Consejero de la revista "Política y Estrategia" (ANEPE, Chile) (2009-2010), Consejero Editorial Internacional de la misma (2011-2012, 2013-2014), Consejero Internacional de "Estudios de Seguridad y Defensa" (ANEPE) (2012-2014) y miembro del Consejo Asesor de "Iberoamericana Quinqueecclesiensis" (Pécs, Hungría) (2013).

No hay comentarios: