sábado, 4 de junio de 2016

Política espacial de Rusia y el mantenimiento del régimen de estabilidad global

El presente artículo es publicado en EquilibrioInternacional.com bajo la expresa autorización de su autor.

(Por Luis V. Pérez Gil *) - Como hemos venido siguiendo en el blog, todas las potencias, las grandes, y las que están en un escalón inferior, se esfuerzan por disponer de sus propios sistemas de posicionamiento global por satélite que les permiten la independencia estratégica. Las más grandes, los Estados Unidos y Rusia, para mantener permanentemente preparada y dispuesta la Fuerza de Disuasión Estratégica guiando a los bombarderos de largo alcance y a los submarinos nucleares portadores de cohetes (SSBN) hacia los objetivos donde deberán descargar sus cargas nucleares en caso de enfrentamiento decisivo entre ellas. Y también para las guerras convencionales que emprenden en cualquier parte del mundo y para las guerras que llevan a cabo las potencias inferiores contra Estados débiles, al canalizar las comunicaciones entre los centros de mando gubernamentales y las tropas desplegadas en el extranjero y, no menos importante, para aplicar la fuerza militar empleando misiles de crucero y bombas guiadas por satélite, en ese tipo de guerra donde la “precisión” evita bajas propias y los denostados “daños colaterales”.

Cosmódromo de Plesetsk

Pues bien, mientras Rusia realiza lanzamientos espaciales periódicos para mantener la plena operatividad del sistema de navegación espacial propio Glonass al mismo tiempo avanza en el desarrollo de sistemas para privar a posibles adversarios de esa capacidad. Así, el día 29 de mayo de 2016 un cohete Soyuz 2.1b despegó por cuenta de las Fuerzas de Cohetes Estratégicos desde el cosmódromo de Plesetsk en el norte de la Rusia europea para poner en órbita el satélite Glonass-M número 53, denominado Cosmos-2516 –el lanzamiento anterior tuvo lugar en febrero de este año-. Pero, según han informado diversas fuentes especializadas, cuatro días antes, el 25 de mayo, desde el mismo centro de lanzamiento de Plesetsk se realizó una nueva prueba del sistema antimisiles A-235 Nudol. Se trata de la cuarta prueba de este sistema de misiles con capacidades antisatélites y la segunda de la que se tiene información de que ha sido exitosa.

Pero Rusia no hace más que seguir los pasos de los Estados Unidos en esta materia –hay que recordar el derribo en 2008 del satélite de reconocimiento fuera de servicio USA-193 por un misil SM-3 Standard propio-, a la que también se han sumado los chinos, como no. El problema tiene su origen en la ruptura de los Acuerdos de Moscú de 1972 por parte de la Administración Bush anterior, política miope que se ha mantenido por la actual, ya que los Estados Unidos han rechazado la idea de lograr un tratado internacional que prohíba el despliegue y presencia de cualquier arma en el espacio. Es más, ensayan y trabajan con sistemas robóticos espaciales como el avión espacial no tripulado X-37 que actualmente realiza su cuarta misión espacial de larga duración –el pasado 20 de mayo se cumplió un año del despegue desde Cabo Cañaveral de la misión OTV-4-. Estos sistemas siguen, monitorizan y disponen de la capacidad de inutilizar cualquier satélite que se encuentre en órbita, consiguiendo anular de esta manera las capacidades de mando y control y los sistemas de guía de armas estratégicas, misiles de crucero y bombas de guía por satélite del adversario, dejando a las potencias inferiores inermes para enfrentar cualquier conflicto bélico.

Cabo Cañaveral
Entonces, ¿de qué nos extrañamos de los avances rusos o chinos en materia antisatélites? Si no funciona el régimen de estabilidad estratégica solo queda la carrera de armamentos entre las grandes potencias.

Esto es consecuencia de que las partes enfrentadas, a diferencia del estatuto global de 1945, no han sabido llegar a un absolutamente necesario régimen implícito, transformado en explícito para ciertas materias con los Acuerdos de Moscú de 1972, y que fue roto unilateralmente por la segunda Administración de los Bush. El régimen implícito entre las grandes potencias, el que estructura y equilibra el mantenimiento del sistema, sirvió a la paz mundial desde 1947 a 1991, y podría y debería seguir si: a) los Estados Unidos se dan cuenta de que han de coexistir con otras grandes potencias, singularmente Rusia y China.

El autoconvencimiento de que la caída del Telón de Acero fue el final de Rusia ha sido un error de gigantescas proporciones; b) el régimen implica una serie de normas no escritas que las partes han de adaptar en sus relaciones mutuas cuyo fin último es el mantenimiento del sistema global; y c) todas las partes, las grandes potencias, tienen una serie de intereses comunes que han de preservar, el primero es el de su propia existencia como Estados, y el segundo, el control de sus áreas de influencia. Esto es prácticamente indiscutible por nadie porque la paz del mundo depende de ello.

* Luis V. Pérez Gil. Doctor en Derecho con Premio Extraordinario por la Universidad de La Laguna (ULL). Miembro de la Asoc. Española de Profesores de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales (1997) y de la European Society of International Law (2010). Ha ejercido como Investigador y Profesor Asociado en el Dpto. de Derecho Internacional y Procesal de la ULL. Ha realizado estancias de investigación en el Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México, el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile, el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat (Chile), el Centro Iberoamericano de la Universidad de Pécs (Hungría). Ha sido coordinador de seminarios internacionales en la Universidad de Santiago de Chile y en la Universidad de Viena. Consejero de la revista "Política y Estrategia" (ANEPE, Chile) (2009-2010), Consejero Editorial Internacional de la misma (2011-2012, 2013-2014), Consejero Internacional de "Estudios de Seguridad y Defensa" (ANEPE) (2012-2014) y miembro del Consejo Asesor de "Iberoamericana Quinqueecclesiensis" (Pécs, Hungría) (2013). Link a la fuente original.

No hay comentarios: