martes, 5 de abril de 2016

MERCOSUR: 25 años de un fallido intento de integración




(Por Federico Rabino) -
El pasado sábado 26 de marzo de 2016, se conmemoró la firma del Tratado de Asunción que dio nacimiento al Mercado Común del Sur “MERCOSUR”. Hace 25 años se estableció en mi opinión personal un intento de integración fallido.


En primer lugar, el MERCOSUR fue establecido como en un principio lo fuera el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), es decir un tratado económico para liberalizar los bienes de producción en el caso del CECA el carbón y el acero, en nuestro caso la mayoría de los bienes. En tal sentido, no existe hasta el día de hoy una real intención de liberalizar la circulación de los bienes entre los Estados miembros, sino todo lo contrario se aplica el proteccionismo a fin de “proteger la producción nacional”.

En segundo lugar, siguiendo con la línea económica, para el año 1994 debía estar establecido un arancel externo común, de acuerdo al Artículo 1 del Tratado de Asunción, lo cual contribuiría aún más a la liberalización de los mercados pero que sin embargo continua siendo una utopía.

En tercer lugar, en los últimos años el MERCOSUR se ha ido convirtiendo en un club de amigos en donde no importan los actos que se cometen siempre y cuando sean cometidos por gobiernos que mantengan la misma ideología política, en simples palabras que se mantenga el status quo. En consecuencia, el MERCOSUR ha dejado de lado su propósito fundacional, el cual una vez más es el de liberalizar los mercados nacionales hacia una integración real.

Para terminar, debido a que no pretendo plasmar en su totalidad las falencias de este organismo regional, si se pretende continuar con esta falacia llamada MERCOSUR es necesario que el mismo se aggiorne. Es iluso pretender que en primer lugar somos un mercado común, cuando en realidad somos una defectuosa unión aduanera y teniendo en consideración eso, la coyuntura actual nos demuestra que no estamos listos para seguir implementando medidas, mientras que otras no son cumplidas desde el establecimiento de dicho organismo regional, por lo tanto adoptar patentes del órgano regional o peor aún una moneda única en un futuro cercano tendría que encontrarse fuera de la mesa de discusión hasta tanto se resuelva el objetivo de liberalizar las economías y lograr una real integración económica para luego proceder a una integración total, considerando la posible figura de la supranacionalidad.

* Federico Rabino es Licenciado en Relaciones Internacionales, Masterando en Relaciones Internacionales y Diplomacia y Consultor Independiente. Asunción, Paraguay. Blog personal: www.theworldwatcher.com / Twitter: @federabi