martes, 15 de marzo de 2016

La devaluación del Yuan sucederá, dice experto sobre China




El presente artículo es publicado en EquilibrioInternacional.com bajo la expresa autorización del periódico "La Gran Época".

Por Valentin Schmid
La Gran Época *


Cómo la deuda histórica llevó a China a donde está hoy y los probables escenarios que le siguen.


En el 2009 Evan Lorenz tenía un problema. En el mercado bajo, era demasiado bueno detectando acciones infravaloradas para comprar, por lo que tuvo que salir del fondo de cobertura en donde se encontraba anteriormente, encargado de manejar las pequeñas cuentas, simplemente no tenía ninguna buena acción en ese momento.


Después de que se trasladó a Nueva York y comenzó a trabajar para Grant’s Interest Rate Observer, su talento en la búsqueda de empresas sobrevaloradas lo llevó de vuelta a China, la cual es ahora su foco principal en el trabajo que hace para Grant.

La Gran Época habló con el señor Lorenz sobre el origen del problema de la deuda de China, las posibles soluciones, el bajo crecimiento, el difícil proceso de ajuste, así como una devaluación que se ve venir del renminbi.

La Gran Época: ¿Cuál es el mayor problema que enfrenta China en este momento?

Evan Lorenz: Parece que la burbuja por exceso de inversión por parte de China está empezando a reventar con malas consecuencias para China y el resto del mundo en este momento. En el contexto de los números: China es una economía de aproximadamente 10 billones de dólares. Su sistema bancario es de aproximadamente US$ 29 billones más en tamaño. Sus activos bancarios son aproximadamente tres veces el PIB.

Anne Stevenson-Yang de JCapital Research analizó el número de préstamos y bonos que tienen que ser reinvertidos o ser imperecederos porque los prestatarios mismos no pueden suministrarlos. Ella concluyó que alrededor del 24 por ciento de todos los activos de los bancos pueden de hecho, ser afectados.

Son préstamos problemáticos imperecederos en lugar de darlos por perdido. Así que se ven como dinero bueno en el balance, pero el problema solo es pospuesto para más adelante.


Eso implicaría que la mala deuda y el PIB es aproximadamente el 68 por ciento. La última vez que China tuvo una burbuja por exceso de inversión fue a finales de 1999.

A finales de 1999, se estimó que la deuda irrecuperable de China para el PIB era un 33 por ciento. Esto es aproximado porque no había números reales buenos en el momento. Por mucho que la gente dude de las estadísticas oficiales de China hoy en día, al menos tenemos esas estadísticas a mano y en realidad podemos mirarlas.

Así que el problema hoy es al menos dos veces más grande en términos de la producción de China de como lo fue en 1999. En 1999 China tenía mucho a su favor. Estaba a punto de entrar en la Organización Mundial del Comercio (OMC); estaba abriendo más su economía a la inversión extranjera. Estaba permitiendo a EE.UU. y a otros bancos extranjeros a que entraran y recapitalizaran, además de mejorar la gestión de sus propios bancos nacionales.

Actualmente, China no tiene una OMC a la que pueda unirse, su economía ya se abrió a la inversión extranjera, y su sistema bancario es mucho más grande que el del resto del mundo.

Los activos bancarios de China como porcentaje del PIB mundial son alrededor del 40 por ciento. No hay precedente para un sistema bancario en un país que es grande en términos de producción. Estados Unidos en 1985 alcanzó un máximo de alrededor del 33 por ciento del PIB.

En Japón, cuando el yen estaba surgiendo a principios de los 90 alcanzó un máximo de alrededor del 27 por ciento del PIB. 40 por ciento es un número que nunca hemos visto en la historia.

Si nos fijamos en Japón en 1991, su sistema bancario era insolvente para todos los intentos y propósitos. Ellos simplemente no descartaron los préstamos y durante los siguientes 20 años, la economía no tuvo un crecimiento real.

China fue capaz de superar su mala deuda a finales de los 90 y principios de los años 2000, pero entre 1999 y 2005, el PIB real de China es de 9,5 por ciento por año.

Tuvo un montón de cosas que pudo hacer entonces que simplemente hoy en día no puede. Si suponemos que necesita crecer al doble de la tasa para hacer frente a un problema doble de grande en términos de PIB, China necesitaría generar un crecimiento real del PIB en torno al 20 por ciento en los próximos 6 a 7 años más o menos. No creo que haya ninguna persona en este momento que crea que China pueda crecer tan rápido.

La Gran Época: Así que no hay crecimiento para China en el futuro?

Sr. Lorenz: un crecimiento mucho menor. No está claro si va a ser 0, 1, 2, o incluso un 1 por ciento, pero se puede esperar un menor crecimiento.

China va a tener que hacer frente a esta gigantesca deuda pendiente, ya que es a la vez un país muy pobre y cada vez más viejo.

Su población en edad de trabajar alcanzó su punto máximo el año pasado, según el Banco Mundial. Por lo que su fuerza de trabajo se va a contraer al mismo tiempo que tienen esta carga de deuda que tienen que solucionar. Tiene una gran cantidad de problemas. Era pobre antes de que se hiciera rica y se va a envejecer antes de que esté completamente desarrollada.

Tiene una gran cantidad de pasivos inservibles atados a una gran cantidad de activos que no pueden en realidad ser útiles, por lo que absolutamente el crecimiento va a ser lento.

El exceso histórico de deuda

La Gran Época: Por favor díganos más sobre el exceso histórico de deuda de China.

Sr Lorenz: Bueno, China ha estado generando alrededor del 30 por ciento en nueva deuda como porcentaje del PIB cada año desde el 2009. Una vez más es una de esas cosas sin precedentes que nunca hemos visto antes en la historia. Hoy tenemos un gran stock de obligaciones financieras que no pueden ser atendidas por la economía real.

Cuando la deuda crece a un ritmo mucho más rápido que el PIB nominal por una cantidad de años, es insostenible y finalmente se termina. Parece que China ha llegado al final de su capacidad de reparar la deuda en relación con la cantidad de obligaciones. El problema ahora es cómo China procede de ahora en adelante.

Lo ha hecho en el pasado, cuando se encontró con estos obstáculos, trato de atravesarlos a través de una última gran oleada de préstamos, y vimos eso en la transición del presidente del PCCh, Xi Jinping, en el último Congreso del 2012.

Para tratar de crecer fuera de esta actual desaceleración tendría que pasar por un exceso mucho más grande de deuda. Eso sólo añadiría deuda más improductiva ligada a productos más improductivos lo que dejaría el ajuste de cuentas final mucho peor. En realidad es mejor para China si se ocupan de los problemas hoy en lugar de tratar de postergar el problema.

LGE: ¿Por qué la mayor parte de esta deuda es improductiva?

El señor Lorenz: Volviendo al ejemplo de 1999. En aquel entonces una gran parte de la población de China era esencialmente rural o casi rural. La aplicación de casi cualquier capital para las personas que tenían casi nada de capital aplicado a su mano de obra resulto un enorme aumento de la productividad por lo que incluso si tuvieras una gran cantidad de mala inversión, el gigantesco aumento de la productividad era suficiente para compensar eso y la economía creció sobre eso.

Vaya hoy a China … ¿Dónde están los próximos grandes proyectos que podrían agregar a la productividad de China?

Como tratar con ese problema

La Gran Época: ¿Cómo trata China con el problema de la deuda?

Sr Lorenz: China podría hacer una de dos cosas. Podría obligar a saneamientos en sus bancos y obligar a los bancos a recaudar capital. Pero, de nuevo, si el sistema bancario es aproximadamente 30 billones de dólares en tamaño y los activos de mala calidad son aproximadamente el 24 por ciento más o menos, eso es de 7 billones a 8 billones de dólares de activos de mala calidad en la economía de China, que son alrededor de 10,3 billones de dólares en tamaño. Simplemente no tiene el capital para recapitalizar esos bancos.

La otra opción es postergar el problema y reinvertir los préstamos que no puedan pagar sus intereses a los prestatarios y pretender que es dinero bueno. Japón lo hizo durante 25 años.

Lo que vimos en Japón fue que la economía efectivamente se recuperó lentamente hacia el consumo en el contexto de un crecimiento real casi nulo. Ahora se exagera cómo estuvieron las cosas de malas en Japón debido a que la población disminuyó. En realidad el PIB per cápita aumento un poco, pero creo que si se habla con alguien en Japón, las cosas no son tan buenas como lo fueron en los 80.


La Gran Época: ¿Prevé el mismo escenario para China?

Señor Lorenz: Creo que es un escenario probable. No tiene por qué ser un evento de ajuste al valor de mercado en el sistema financiero de China como lo fue en Estados Unidos.

Los reguladores son mucho más flexibles acerca de mantener altas calificaciones y balances financieros con el fin de mantener a los bancos con una apariencia solvente. En Estados Unidos, hay una gran cantidad de mecanismos que obligan a los bancos a tomar su pedacito cuando los consiguen. Así que podíamos ver un escenario donde China tiene poco crecimiento nominal por un número de años, mientras absorbe su mala deuda. Dado el tamaño de la carga de la deuda, esto podría ser un largo período de bajo crecimiento.

Además, China es un país de bajos ingresos y eso en realidad no lidia con el hecho de que en la costa este de China tiene lugares con un PIB per cápita relativamente alto, pero en el occidente, tiene zonas con muy bajo PIB per cápita. Además, no se trata el hecho de que la población trabajadora china, según el Banco Mundial, alcanzó su punto máximo el año pasado y está disminuyendo constantemente.

Por mucho que hicieran para dejar sin efecto la política de un solo hijo, se necesitarían 18 años para que realmente empezara a dar frutos y empezara a producir más gente en edad de trabajar. La demografía es un cambio lento.

La demografía y la economía están trabajando en contra de ellos.

¿Es la inflación la solución?

La Gran Época: ¿Qué pasa con la creación de una inflación masiva?

Señor Lorenz: Ellos podrían inflar la deuda, pero eso implicaría una devaluación masiva del renminbi. Yo sí creo que viene una masiva devaluación del renminbi, pero no es tan simple.

El banco central puede elegir cualquiera de las dos de las tres siguientes cosas. Puede tener un tipo de cambio flotante, puede tener una cuenta de capital abierta, o puede tener control sobre la política monetaria interna.

La cuenta de capital de China no está totalmente abierta, pero es muy porosa y una gran cantidad de dinero ha estado fluyendo a través de la frontera. No tiene un ajuste con el dólar de EE.UU. y eso significa que en realidad no puede aliviar mucho a nivel nacional como lo querría, para amortiguar la economía en este momento.

Usted ha visto el intento del banco central para aliviar el efecto del dinero que huye de China haciendo una gran cantidad de operaciones a corto plazo para mantener a los bancos líquidos. Esto es en el contexto de las reservas que disminuyen muy rápidamente. En enero, vimos el declive de las reservas de divisas por un poco menos de US$ 100 millones. Ahora están por debajo de US$ 3.2 billones, los cuales son los niveles más bajos desde mayo del 2012 si no me equivoco.

Un gran número de reservas se han comprometido a otras entidades chinas, incluyendo la China Investment Corporation [el fondo soberano de riqueza chino] o usado para la política nacional o extranjera como prestarle a lugares como Venezuela.

No es que esos fondos pueden ser utilizados hoy en día si China quiere defender su estabilización; algunos de esos activos no se pueden liquidar. Su base de activos líquidos con los que puede defender su moneda es probablemente mucho menor que 3,2 billones de dólares. He oído cálculos en algún lugar de US$ 800 mil millones a 1,2 billones de dólares de sus reservas que en realidad podrían ser ilíquidas.

Devaluación

La Gran Época: ¿Entonces por qué no devaluar y terminar con eso? Y después podrían mantener las reservas.

Sr. Lorenz: Hay algunos problemas con eso. China necesita devaluar lo suficiente, y probablemente un poco más para crear interés por parte de los inversores externos en los activos chinos. Si devalúa un 3-4 por ciento y la gente espera un 10 por ciento, entonces todo lo que el 3 por ciento va a hacer es crear más expectativas de devaluaciones y aumentar las salidas.

Lo que tienen que hacer es devaluar lo suficiente como para que la gente piense que comprar activos en China en este momento es realmente barato y una buena inversión. Tal vez necesiten excederse un poco.

Un número de corporaciones chinas han sacado grandes cantidades de dólares estadounidenses y moneda extranjera denominada en deuda en el último par de años en la apuesta de que el renminbi se revalorizaría y esto era deuda muy barata para reparar en el futuro. Así que llevaría a la quiebra a todas las empresas que habían prestado internacionalmente.

Así que para uno, eso daría lugar a quiebras a nivel nacional. Dos, sería una catástrofe política en este momento. Estamos en medio de una elección en EE.UU. en este momento. China ya convirtió en un tema electoral. Tengo que imaginar que el favorito entre los republicanos Donald Trump va a hacer de China noticias de primera página hasta la elección en noviembre en caso de que devalúen el 10-15 por ciento. Eso puede dar lugar a sanciones comerciales o algunos problemas para China en el futuro.


Además, mientras que China fue aprobada para ser parte de los derechos especiales de giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional a finales del año pasado, no creo que en realidad se convierta en parte de DEG hasta octubre de este año.

El FMI podría retirar dicha aprobación, lo que sería una pérdida importante de prestigio para China. China también ha apostado mucho de su credibilidad en el mantenimiento de su estabilización y no parece que los funcionarios quieran perder prestigio después de haber perdido tanta credibilidad en cuanto a su gestión en la bolsa de valores el año pasado.

Así que parece que están luchando, ellos tratan de sostener el renminbi en el extranjero, gastan fondos haciendo eso, los inversores lo atacan, y en esta ida y vuelta con el dinero poco a poco filtrándose hacia fuera y las reservas declinando.

La otra cosa es que pensamos de China como un actor homogéneo. Hay una gran cantidad de intereses creados diferentes en China. Así que mientras ves que el dinero está huyendo de China en este momento y ves al Banco Popular de China haciendo todo lo posible para evitar salidas masivas, también se está viendo algunas de las mayores fusiones y adquisiciones transfronterizas procedentes de China.

Por ejemplo ya viste que China puede hacer una oferta de US$ 44 mil millones por las semillas suizas y el grupo de productos químicos Syngenta AG; viste que Zoomlion de China ofreció 3,3 mil millones por los fabricantes de grúas de Texas, Terex Corp.; y tienes a compañías chinas haciendo ofertas de alrededor de $ 3 billones de dólares por el negocio de electrodomésticos General Electric.

Esas son salidas y eso en realidad hace el problema de China aún peor en términos de dinero que sale del país. Parte del problema es que estos son entidades estatales. Es la misma gente en el Partido, diferentes partes del Partido que se están beneficiando de estas ofertas transfronterizas para obtener activos en el exterior, al mismo tiempo que otras partes del Partido están tratando de luchar contra los flujos de dinero en el extranjero con el fin de apoyar al Estado.

La historia del consumo

La Gran Epoca: Ok. ¿Qué pasa con el consumo chino y la historia del reequilibrio que los medios de comunicación están empujando?

Señor Lorenz: El sector de servicios lo está haciendo mejor que el lado de la inversión industrial fija de la economía. La inversión fija sigue siendo 46 o 47 por ciento del PIB global. Digamos que el lado del servicio crece un 10 por ciento.

Digamos que la inversión fija crece 0 por ciento. Eso significa que se obtiene un crecimiento quizás del 4 por ciento. Parece poco probable pero para que eso ocurra, China necesita construir el mismo número de carreteras, ferrocarriles y edificios vacíos como lo ha hecho hasta hoy.

Si asumimos que sigue la disminución económica en inversión fija porque han construido demasiado en demasiadas partes del país, incluso si hacen crecer el aspecto de servicios el 10 por ciento anual, el crecimiento global sería tal vez del 2 por ciento, o 3 por ciento.

La otra cosa es que una gran cantidad de salarios chinos están ligados a los niveles de ventas globales. Una gran cantidad de empleados tienen sus bonificaciones o sus salarios ligados al nivel de ventas para dispositivos, cortes de pelo o cualquier negocio en el que se encuentren. Así que mientras las ventas caen en el lado industrial, eso alimenta al sector de servicios y estamos viendo los servicios, mientras que todavía están creciendo, que crecen a un ritmo desacelerado.

La Gran Época: ¿Cuál es su predicción para el año 2016?

Señor Lorenz: Creo que el crecimiento continuará disminuyendo. Es difícil decir si hay una crisis financiera. A menos que haya una parada repentina en el sistema financiero, lo que podría postergar el problema en tanto el crecimiento se reduce. Salvo una crisis financiera, creo que irán a un crecimiento más y más lento. Si una crisis financiera sucede es difícil predecir exactamente lo que sucederá.

Creo que la moneda se devaluará. Tendrá que devaluarse. Creo que van a luchar contra eso el mayor tiempo posible por lo que hemos hablado antes. Mejor dicho, creo que una devaluación en esta situación es inevitable, eso va a suceder.

* La Gran Época es la edición en español del periódico internacional Da Jiyuan o Epoch Times (su nombre en inglés). La Gran Época es una voz independiente que se expresa en forma impresa y online. Informamos noticias verdadera y responsablemente para que nuestros lectores mejoren sus propias vidas y aumenten su comprensión y respeto por sus prójimos inmediatos y los de todo el planeta. Con sede central en la ciudad de Nueva York y una red de periodistas locales en todo el mundo, La Gran Época es el periódico independiente de más amplia distribución en todo el mundo, con publicaciones en 35 países y 21 idiomas. Nuestra independencia nos permite informar sin la influencia de ningún otro interés particular, grupal o nacional, en completa concordancia con nuestros valores. Link a la fuente original.