lunes, 25 de enero de 2016

Imagen y Política




El presente artículo es publicado en EquilibrioInternacional.com bajo la expresa autorización de su autor.


(Por Violeta Yangüela *) - Por una imagen se ha contado una historia.  El asombroso e impresionante descubrimiento de América por el Imperio Español, liderado por el Almirante Cristóbal Colón, comienza en una isla del Caribe que bautizaron Hispaniola.


Cuentan que el territorio isleño estaba dividido en cacicazgos y en cada uno gobernaba el Cacique. Al llegar los españoles se encontraron con el Cacique Guacanagarix y ahí comienza la historia de los espejos y ¡la imagen!

Dicen que los españoles intercambiaron con el Cacique el oro para los españoles y los espejos para los originarios. Ese intercambio les permitió a los españoles el primer asentamiento colonial y se construye el fuerte de La Navidad. Al día de hoy le llamarían una alianza geoestratégica.

Cuenta la historia que los conquistadores engañaron a los originarios en el intercambio y lo que no cuentan es lo que pudo significar el asombro de los originarios al ver su imagen por primera vez reflejada en un espejo.

Aún hoy en el país dominicano persiste la frase “el síndrome de Guacanagarix” para significar que los dominicanos prefieren lo extranjero a lo nacional.

Al paso de más de 500 años de historia de la imagen en los espejos, la imagen de un bebé ocupa las portadas, los comentarios, las redes de la comunicación global.

La diputada de Podemos en España Carolina Bescansa apareció en el Congreso de los Diputados con su bebé  de seis meses. La señora diputada no solo amamantó su bebé, lo llevó a votar y por supuesto lo dejó en brazos del líder de Podemos,  Pablo Iglesias, para la gran foto del acontecimiento.

¡Todo un espectáculo! ¡Y por más de cinco horas!

El Congreso de Diputados de España cuenta con una guardería y la señora Bescansa se acompaña de una niñera para cuidar a su bebé. Dice la diputada que  “la mayor parte de las madres no tienen la posibilidad de criar a sus hijos y llevarlos  a sus trabajos. Las cajeras, las dependientes no tienen la posibilidad de mantener la crianza de sus hijos y traerlos al trabajo. Creo que tenemos el derecho de cuidar a nuestros hijos con apego”.

El Partido Podemos señala que su intención con ésta acción era “reivindicar el papel de la conciliación y de la mujer trabajadora”.

No se sabe si la diputada y su imagen del bebé lograrán lo que  lograron los descubridores con la imagen de los espejos.

¡Qué problema, las hembritas aún son las que paren!

Se supone que la solución al problema será un proyecto de ley de igualdad, propuesto por Podemos y la señora diputada, de manera que los varoncitos también lo logren y así se contará otra historia.

* v.yanguela@codetel.net.do