jueves, 10 de diciembre de 2015

China anuncia la compra de Cazas Rusos Sukhoi Su-35




El presente artículo es publicado en EquilibrioInternacional.com bajo la expresa autorización de su autor.


(Por Luis V. Pérez Gil *) - Después de varios años de negociaciones y de anuncios y desmentidos en medios especializados, el 19 de noviembre de 2015 el director general de la corporación estatal Rostej Víctor Chemezov anunció la compra por parte del gobierno chino de veinticuatro aviones de combate Su-35 por valor de dos mil millones de dólares, que serán destinados específicamente a misiones de superioridad aérea. Las principales características de este caza de Sukhoi son la capacidad del sistema de radar para localizar objetivos en modo aire-aire a más de cuatrocientos kilómetros de distancia, la de detección y seguimiento de múltiples blancos al mismo tiempo a distancias superiores a ochenta kilómetros y la de enfrentarse a cualquier adversario potencial con una gran panoplia de misiles aire-aire. De este modo, China se convierte en el primer cliente de exportación del avión de combate más reciente que ha incorporado la Fuerza Aérea rusa –pero en la que representa un paso intermedio hasta la entrada en servicio del avión de combate furtivo del programa PAK-FA Sukhoi T-50 a partir de 2016-.

Sukhoi Su-35

Hay que destacar que la confirmación de esta adquisición se produce en plena escalada de la tensión en el Mar de la China Meridional provocada por la construcción por parte de China de pistas de aterrizaje en varias islas artificiales en el archipiélago de las Spratley –que se encuentran en disputa entre los países del entorno-, lo que ha provocado la más que previsible reacción de los Estados Unidos con el sobrevuelo de aviones militares y la navegación en aguas próximas de buques de guerra de la Armada americana, y al mismo tiempo, en medio de la inesperada intervención militar rusa en Oriente Medio que ha desatascado la guerra civil en Siria a favor del gobierno del Presidente Asad. Estos hechos ponen en evidencia, por un lado, la irreversible pérdida de la hegemonía americana y, por otro, la falta de capacidad del Bloque occidental para resolver conflictos en los que intervienen potencias medias y Estados clientes con intereses económicos y estratégicos divergentes.

* Luis V. Pérez Gil. Doctor en Derecho con Premio Extraordinario por la Universidad de La Laguna (ULL). Miembro de la Asoc. Española de Profesores de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales (1997) y de la European Society of International Law (2010). Ha ejercido como Investigador y Profesor Asociado en el Dpto. de Derecho Internacional y Procesal de la ULL. Ha realizado estancias de investigación en el Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México, el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile, el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat (Chile), el Centro Iberoamericano de la Universidad de Pécs (Hungría). Ha sido coordinador de seminarios internacionales en la Universidad de Santiago de Chile y en la Universidad de Viena. Consejero de la revista "Política y Estrategia" (ANEPE, Chile) (2009-2010), Consejero Editorial Internacional de la misma (2011-2012, 2013-2014), Consejero Internacional de "Estudios de Seguridad y Defensa" (ANEPE) (2012-2014) y miembro del Consejo Asesor de "Iberoamericana Quinqueecclesiensis" (Pécs, Hungría) (2013). Link a la fuente original.