lunes, 30 de noviembre de 2015

La Argentina, el kirchnerismo y el peronismo




El presente artículo es publicado en EquilibrioInternacional.com bajo la expresa autorización de su autor.


¿EL ENTIERRO?

(Por Violeta Yangüela) - Argentina está de fiesta. Dicen que no solo termina el kirchnerismo, sino también el peronismo. Asunto de “ismos”.


Cargada en su historia política de seis golpes de estado en 26 años y 14 presidentes, hoy Argentina y su nuevo presidente Mauricio Macri anuncia el cambio.  En su discurso ganador de las elecciones el electo presidente de la alianza “Cambiemos” ha afirmado que “se  trata de un cambio de época,  es un cambio que nos tiene que llevar hacia el futuro, a las oportunidades que necesitamos para crecer, para progresar”

A pocas horas de su victoria electoral, Macri ha expresado que pedirá la aplicación de la cláusula democrática para Venezuela en la Cumbre de Mercosur a celebrarse en diciembre en Asunción, Paraguay para que libere al dirigente de la oposición Leopoldo López y expulsar a Venezuela por los abusos en la persecución a los opositores y a la libertad de expresión. Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López estuvo en la fiesta de la victoria invitada por el electo presidente.

 Dice el presidente electo: “es evidente que corresponde que se aplique esa cláusula porque las denuncias son claras, son contundentes, no son un invento. La situación que vive Venezuela bajo el gobierno de Nicolás Maduro no se corresponde con el compromiso democrático que hemos asumido todos los argentinos”. ¿Todos?

La cláusula  democrática en el Mercosur, integrado por Argentina,  Venezuela, Brasil, Paraguay y Uruguay (Bolivia en proceso de adhesión) establece la posibilidad de expulsar a un Estado miembro ante la suspensión  del orden democrático. Solo se puede aplicar por consenso. También establece la vía para aplicar sanciones. El cierre total o parcial de las fronteras, suspender o limitar el comercio, el tráfico aéreo y marítimo, las comunicaciones y los servicios de energía.

Parecería que algunos de los socios del Mercosur aún apuestan al chavismo venezolano.

En las cifras económicas argentinas, puestas en duda por los organismos económicos globales y algunos medios de comunicación, el nuevo presidente anuncia la apertura a la  comunidad global, con los convenios comerciales, con la Unión Europea y acercarse a la Alianza del Pacifico con el objetivo de aumentar el intercambio.  Se propone la apertura hacia Estados Unidos

Entre sus objetivos locales,  reducir la inflación a tasas inferiores al 10% en un plazo de dos años, llegar a un acuerdo con los tenedores de deuda pública (los buitres de Cristina)  y recuperar la credibilidad en las estadísticas oficiales para evitar el actual bloqueo financiero del país

En los asuntos políticos la cosa se complica. Tendrá que negociar en el Congreso con los peronistas y kirchneristas. Como dice Cristina: “No me voy a ir, quédense tranquilos, siempre voy a estar con ustedes. Hemos empoderado al pueblo de sus derechos; ustedes deberán defender esos derechos y si alguien quiere arrebatárselos, allí estaremos junto a ustedes defendiendo las conquistas sociales”.  En referencia al perfil empresarial de Macri el mensaje de Cristina es claro, “un país no es una empresa, que nadie se confunda”.

Por supuesto Hebe de Bonafini no podía faltar y convoca para el mismo día de la toma de posesión del nuevo presidente la Marcha de la Resistencia para repudiar la presencia de Macri  en la Casa Rosada. Dice Bonafini: “tenemos un enemigo peligroso” y en consonancia con Cristina “quieren gobernar el país como si fuera una empresa, una fábrica, pero la patria es otra cosa”.  La marcha tiene un título: Ni Un Paso Atrás – Resistir es Combatir. ¡Cuánta creatividad!

Macri ha dado una demostración de bailarín en la celebración. No ha bailado tango y de seguro no a todos les gusta su baile.

¿Entierro de los ismos? ¡Tremenda tarea!

 * v.yanguela@codetel.net.do