martes, 24 de marzo de 2015

El futuro económico de España



(Por euroXpress *) - Aunque se hable poco de ellos los hombres de negro del Banco Central Europeo y de la Comisión Europea continúan con sus visitas a España para comprobar si se aplican debidamente las medidas acordadas en el Memorando de entendimiento que se firmó para el rescate a los bancos. La conclusión en esta tercera visita de supervisión es que la recuperación va a un ritmo por encima de la media europea pero hay que seguir con las reformas.

Del 12 al 18 de marzo, ha tenido lugar la tercera visita de supervisión postprograma a España. Explican que hacia finales de 2014 se intensificó la recuperación económica con un crecimiento del PIB a un ritmo más rápido que la media de la zona del euro. Favorecida por la bajada de los precios del petróleo, un tipo de cambio favorable y una política presupuestaria menos restrictiva.

Sin embargo, la balanza por cuenta corriente se deterioró en 2014, debido a la ralentización en los mercados exteriores, y una gran expansión de las importaciones vinculada a un rebrote de la demanda final aunque se ha mantenido ligeramente positiva. Los técnicos de la CE esperan que continúe fortaleciéndose en 2015. Un mayor ajuste de la balanza por cuenta corriente sigue siendo necesario para situar el gran volumen de pasivos exteriores netos en una trayectoria descendente.

El desapalancamiento ordenado del sector privado ha seguido avanzando, aunque las necesidades en ese sentido siguen siendo elevadas. Ha mejorado significativamente el acceso al crédito, en particular para las familias y las empresas más saludables, incluidas las PYME, con perspectivas de crecimiento positivo. La creación de empleo se ha acelerado, pero el desempleo, en particular el desempleo juvenil y el de larga duración, sigue siendo muy elevado, al igual que la segmentación del mercado laboral. La deuda pública ha seguido aumentando. El equipo formado por miembros de la CE y del BCE señalan que colocarla en el valor de referencia del 60 % va a exigir un esfuerzo fiscal continuo a largo plazo.

Evolución del sector financiero

La estabilización del sector bancario continúa, marcada por la mejora de la calidad de los activos de los bancos, una mayor solvencia y liquidez y una vuelta del sector a la rentabilidad. No obstante, estos signos no son uniformes para todas las entidades financieras. La estabilización global y, en especial, la rentabilidad se han debido a una disminución de los costes de financiación de los bancos, en un contexto de tipos de interés reducidos, y a un descenso de las provisiones, al haberse reducido los préstamos de dudoso cobro. Al mismo tiempo, los volúmenes de préstamo en los principales ámbitos de actividad continúan contrayéndose, dado que la demanda de nuevos préstamos se recupera de niveles bajos.

En cuanto a la reestructuración de los bancos españoles que han sido rescatados y del sector bancario en general progresa a buen ritmo. La venta de las participaciones públicas de los bancos a inversores privados ha progresado a buen paso. Aunque es necesario completar la reestructuración y privatización de los bancos de propiedad estatal para asentar el sector bancario en general sobre bases sólidas a largo plazo.

Está en curso la aprobación y aplicación de la necesaria legislación secundaria de la Ley de cajas de 2013, en la que se incluye el requisito de que las fundaciones bancarias con participaciones de control en los bancos han de crear un fondo de reserva. El FROB, Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, ha asumido la nueva función de autoridad de resolución ejecutiva nacional, dejando a los supervisores nacionales (Banco de España y CNMV) la función preventiva.

Un hito clave para mejorar la gestión de los activos financieros de la SAREB (el banco malo, creado como consecuencia del rescate) se ha completado con la introducción de incentivos en los contratos de los administradores, que vinculan la remuneración a su rendimiento. Los nuevos administradores ya están operativos y la migración de los activos ha comenzado.

Otras reformas estructurales

En los últimos meses se han observado algunos avances adicionales en otras reformas estructurales. Siguen su curso la aplicación de la reforma de la administración pública, la Ley de garantía de la unidad de mercado y la reforma de la educación y la formación. La reforma de la fiscalidad sobre la renta de las personas físicas y de sociedades está en vigor desde enero de 2015.

Por otra parte, España ha seguido avanzando con la reforma del marco de insolvencia, incluido el desarrollo de un marco para la insolvencia personal, y se han dado pasos preliminares para agilizar la administración de justicia. Recientemente también se han adoptado nuevas iniciativas para apoyar la integración en el mercado laboral y combatir la dualidad, para mejorar la eficacia de las políticas activas del mercado laboral y aumentar la eficiencia de los servicios de mediación para el empleo, aunque todavía no han dado todos sus frutos.

Las reformas no han terminado

Hay que completar las reformas pendientes, dicen los expertos europeos que ponen como ejemplo la Ley de unidad de mercado, o complementarlas con medidas adicionales (por ejemplo, luchar contra la segmentación del mercado laboral). En particular, existen lagunas en cuanto a la ejecución y riesgos derivados de la necesidad de una prestación conjunta por distintos niveles de gobierno. Pero, además, hay reformas clave que están todavía pendientes, como la reforma de los servicios profesionales y las asociaciones profesionales, que, si se adoptaran, redundarían en beneficio de la economía en su conjunto.

La misión de vigilancia postprograma volverá en otoño de 2015

* Artículo distribuido por euroXpress, agencia de noticias de la Unión Europea. Link a la fuente original.