lunes, 21 de julio de 2014

La economía brasileña no levanta cabeza



Por Santiago Pérez
http://twitter.com/perez_santiago
http://facebook.com/lic.perezsantiago

Central Mundial de Petrobras.
Distrito financiero de Rio.
(Rio de Janeiro) - La primera potencia económica latinoamericana continúa perdiendo dinamismo. Pasada ya la "excitación" mundialista la agenda brasileña volvió a focalizarse en las problemáticas locales, las cuales, en líneas generales, son las mismas que afectaban al país antes del inicio del torneo.

Este lunes (21 de julio) el Banco Central difundió los resultados del informe semanal conocido como FOCUS, documento que se nutre de datos proporcionados por las principales 100 instituciones financieras del país. La particularidad de esta última edición fue la magra perspectiva de crecimiento para 2014. Por primera vez las expectativas de expansión del PBI se ubicaron por debajo del 1%. Se espera que la economía cierre el ejercicio con un crecimiento de solo el 0,97%. Queda así confirmada la desaceleración de una economía que en 2013 solo había crecido un 2,5% y cuyas proyecciones para 2014 fueron sistemáticamente corregidas a la baja hasta llegar al 0,97% actual. El presupuesto del Gobierno Federal, aprobado en enero, auguraba una expansión del 2,5%, número inalcanzable bajo las actuales circunstancias.

Para contener la inflación el Banco Central elevo las tasas de interés lo cual repercutió negativamente en el nivel de actividad, reduciéndose el crédito y la cantidad de dinero en circulación. A pesar de estas medidas de carácter contractivo la inflación se mantiene alta, en torno al 6,44%, muy cerca del techo máximo de 6,5% estipulado en el programa de metas de inflación. La tasa básica de interés del Banco Central (conocida como SELIC) se ubica en el 11% pero se especula con una corrección de 1 punto hacia arriba antes de fin de año.

Esta ralentización económica enciende luces de alerta en la región, sobre todo en la Argentina, principal socio de Brasil en el MERCOSUR y cuya industria es altamente vulnerable a fluctuaciones en la demanda brasileña. Se da por descontado que una economía con menor crecimiento importará menor cantidad de bienes.

Por último, el informe FOCUS proyecta un tipo de cambio de 2,39 reales por dólar para fin de año, un superávit comercial de USD 9.800 e inversiones extranjeras por USD 60.000 millones para todo 2014.

Por Santiago Pérez
http://twitter.com/perez_santiago
http://facebook.com/lic.perezsantiago

* Este contenido es libre de derechos. Puede ser republicado sin costo alguno siempre que se cite a su autor.