lunes, 5 de mayo de 2014

Firmeza de China frente a Japón en el asunto de las Islas Diaoyu




El asunto de las islas Diaoyu, Senkaku en japonés no solo sigue siendo causa de tensiones en el Este Asiático, sino que las mismas parecen agudizarse. 

(Por Ángel Maestro / El Mundo Financiero *) - Históricamente no hay duda de que dichas Islas son parte inañienable del territorio chino. Gran cantidad de mapas históricos de las dinastías Ming y Qing demuestran claramente como en época tan remota las islas Diaoyu eran parte del territorio chino, cuando ni siquiera las islas Okinawa formaban parte de Japón. La próxima visita del primer ministro japonés Abe a varios países europeos, entre ellos España, puede traer un gran número de interpretaciones erróneas y manipuladas sobre un hipotético derecho japonés sobre las islas citadas.

La agresividad dialéctica japonesa no podría comprenderse sino por las declaraciones conjuntas emitidas por E.U. y Japón. El Gobierno chino ha expresado serias preocupaciones sobre parte del contenido de la declaración conjunta estadounidense-japoneses. Estados Unido y Japón emitieron hace solo 2 días la declaración después de que el presidente estadounidense Barack Obama, y el primer ministro japonés Shinzo Abe conversasen en Tokio.

La declaración conjunta afirma, contra la realidad y la historia que las disputadas islas de Diaoyu entre Japón y China entran en el Tratado de Cooperación y Seguridad Mutuas entre los E.U. y el Japón y expresa “una gran preocupación” por las acciones recientes chinas en los Mares Oriental y Meridional de China incluida la declaración de una Zona de Identificación de Defensa Aérea ZIDA.

El gobierno chino ha expresado con total claridad como el Tratado de Seguridad E.U-Japón es un resultado de la guerra fría y no puede cambiar el hecho de que las islas Diaoyu son territorio inherente de China. En lo relativo a lo de la ZIDA, EE.UU y Japón no tienen derecho a criticar su establecimiento ya que es el derecho de un País soberano ajustado a las leyes Internacionales.

En la escalada de tensiones en el Este Asiático, se ha querido involucrar a Taiwan, que realizó una simulación cibernética sobre una participación taiwanesa en un eventual conflicto entre China y Japón, por el control de las disputadas islas Diaoyu. Los “juegos belicos” duraron dos días, y en ellos participaron más de 400 personas de los tres ejércitos y 20 organismos gubernamentales, incluidos el Consejo de Seguridad Nacional, el Ministerio de Defensa, la Guardia Costera, el ministerio del interior, el Ministerio de Exteriores, el Consejo de Asuntos de China Continental y otros.

En la simulación, Washington pidió a Taiwán integrarse en la Alinza de Seguridad entre Japón y E.U., mientras que China advirtió a la isla que si se ponía de parte de Japón se alterarían las relaciones existentes, pero el Gobierno Taiwanes logró calmar dicha situación.

Lamentablemente en la España de 2014 resulta prácticamente desconocido el hecho de la brutalidad del imperialismo y militarismo japonés contra los españoles residentes en Filipinas. Filipinas fue dominio español hasta 1898 en que los Estados Unidos se apoderaron de las islas tras la guerra entre Estados Unidos y España. Al abandonar España las Filipinas quedaron bastantes españoles con intereses comerciales y agrícolas en las islas, así como edificios civiles, artísticos y templos testigos de la presencia española durante más de trescientos años. En la II guerra mundial, cuando Japón ocupó Filipinas procedió como era habitual , no sólo contra China- recuérdese por ejemplo la massacre de Nankín-sino contra otros pueblos asiáticos con la mayor crueldad .

Tras volver a desembarcar los norteamericanos en las islas , los japoneses resistieron de forma especialmente dura en Manila, entre finales de 1944 y comienzos de 1945, cometiendo los actos más crueles y destruyendo la población, al punto de que después de Varsovia, se especula con que Manila fue la ciudad con mayores destrucciones en el curso de la guerra, asesinando además a unas cien mil personas. Todo vestigio de la presencia española durante siglos quedó arrasado. Pero la persecución contra los miles de españoles fue terrible. Asesinando incluso a españoles ancianos, o en silla de ruedas, enfermos y a familias enteras, padres, hijos y nietos. No se conoce con exactitud el número de españoles muertos en Manila, pues hubo muy pocos supervivientes. Llegaron a rematar a bayonetazos a heridos españoles que proclamaban que España era un país neutral no combatiente en la guerra, y procediendo, a pesar de la neutralidad española, a decapitar a los que capturaban delante de sus familiares.

Como conclusión puede deducirse que la firmeza china dará resultado en la defensa de los derechos históricos y innegables que asisten a China en el asunto de las islas Diaoyu, y para ello no vacilará. La China de hoy es una gran potencia y no la Nación débil u dividida de finales de siglo XIX . En un tema que afecta al interés Nacional la unión del Pueblo y del Gobierno aparecen sin fisuras.

* Artículo distribuido por El Mundo Financiero. Link a la fuente original.

No hay comentarios: