viernes, 7 de febrero de 2014

América Latina autoritaria para Human Rights Watch según reporte anual 2014

http://www.equilibriointernacional.com/search/label/The%20Blue%20Passport
 
(Por Valeria Garbin *) - Human Rights Watch (HRW) publicó su reporte anual 2014, donde  se resumen los asuntos más importantes en Derechos Humanos, en el 2013, en más de 90 países en todo el mundo.  Entre los temas mas destacados mundialmente se analiza la guerra civil Siria, el abuso a la democracia en Egipto, las violaciones a la privacidad de Estados Unidos, puestas en evidencia por Edward Snowden, y lo que ellos llaman “mayoritarismos abusivos” (Abusive Majoritarianism).

En el apartado regional de América HRW analizó los siguientes países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Perú y Venezuela. Donde temas comunes como las violaciones a la libertad de expresión, los abusos policiales, las condiciones de las prisiones, la impunidad por los delitos de lesa humanidad antiguos, entre otros, llaman la atención de la situación del manejo de los Derechos Humanos en nuestra región.

José Miguel Vivanco, el responsable para América Latina de HRW, al momento de presentar el informe afirmo que en la región se ha “apreciado un incremento de regímenes autoritarios que mantienen una fachada democrática, pero donde esa democracia es una ficción, donde se celebran elecciones, a veces limpias y otras no lo suficientemente transparentes en las que el partido que las gana, al comprobar que temporalmente constituyen una mayoría tratan de perpetuarse en el poder, avasallando a la sociedad y a todos aquellos que no piensan como ellos e interviniendo rápidamente el poder judicial”[i]. Vivanco llama la atención de una situación que no ha pasado desaperciba en la región, donde los regímenes parecen cada vez más tratar de buscar nuevas formas de acumular poder y mecanismos para controlar diferentes áreas del mismo.

En la parte introductoria del documento, donde se presentan de manera general las luchas por los Derechos Humanos en el 2013, se describen los “mayoritarismos abusivos”, que se explican como democracias ficticias donde, los gobiernos autoritarios, implementan la forma pero no la sustancia de la democracia. Gobiernos que, elegidos por medio de votación popular se basan en este hecho para enmascarar un autoritarismo. Esta democracia fingida rechaza los principios básicos de la misma, como el permitir un debate público libre y continuo, proteger los derechos humanos y funcionar bajo el imperio de la ley.

Dentro de estos autoritarismos, junto con países como Burma, Kenia, Egipto, Ucrania y China, HRW menciona a Venezuela. Llama la atención especial de Venezuela por los hechos electorales del año 2013, donde unas elecciones poco transparentes llevaron a que el presidente electo tomara medidas que violaron los derechos de los opositores. Además, hace mención a la aprobación de la ley que permite al presidente gobernar por decreto, la continua intimidación y amenaza de sancionar a los medios que critican sus políticas y la obstaculización a los defensores de derechos humanos por restricciones de financiamiento y amenazas de enjuiciamiento.

Si bien Venezuela es el único país que parece señalado en este apartado introductorio, no es el único latinoamericano que refleja graves violaciones a los Derechos Humanos según lo reportado por HRW.

Las violaciones a la libertad de expresión presentes en la mayoría de los países (Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Ecuador, Honduras, México, Perú, Venezuela), son un tema que claramente preocupa en la región. Por ejemplo, se llama la atención a la ley de Medios aprobada por la Asamblea Nacional ecuatoriana en junio de 2013, la cual parece posibilitar la censura y procesos arbitrarios penales. Además, se habla también de la Ley equivalente en Argentina (Ley de Control De Medios), donde no parece cumplirse la existencia de la pluralidad de perspectivas que deberían mostrarse en los medios controlados por el Estado. Así como estos, se pone en evidencia también para Bolivia y Venezuela las agresiones de los gobiernos a los medios críticos de sus gestiones.

Otro tema común en la región fue el abuso policial, donde en países como Chile se tomaron medidas desproporcionadas contra las manifestaciones estudiantiles, y donde no hay una clara regulación sobre las manifestaciones públicas. De igual forma, en Perú, se destacan los enfrentamientos policiales que se desarrollaron por las marchas contra los proyectos mineros. Se habla también de abusos de las autoridades en Brasil, Ecuador, Honduras, entre otros.

Colombia tiene temas propios, relacionados con el proceso de paz y el conflicto armado, donde se señalan los abusos por parte de la guerrilla que siguen ocurriendo sin importar el proceso de paz, los desplazamientos forzados y los problemas que ha tenido el proceso de restitución de tierras; además de llamar la atención del peligro que presenta que el proceso de paz lleve a un incremento en la impunidad y una desatención de la rendición de cuentas.

Así mismo, México refleja serios problemas relacionados con la gestión que se ha hecho del conflicto por el narcotráfico. Se evidencia la poca efectividad que han tenido los procesos de juzgamiento, el aumento de la violencia y las desapariciones, el abuso de las autoridades y la tortura.

Además de los mencionados anteriormente, existen otros tópicos que se reflejan en la región, como las violaciones a los Derechos Humanos en el sistema penitenciario, violencia de genero, impunidad de delitos de lesa humanidad, derechos reproductivos, independencia judicial, violencia rural, etc. Aunque no todo son malas noticias, ya que HRW destaca, por ejemplo, las buenas gestiones que ha tenido Uruguay en Derechos Humanos, y algunas otras mejoras en la región, las deficiencias son mayoría.

El reporte refleja una región con grandes brechas en Derechos Humanos, donde los gobiernos anteponen sus intereses y sus búsquedas de poder sobre la garantía de derechos a sus ciudadanos. Que los temas más destacados y compartidos por los países latinoamericanos sean sobre todo temas relacionados con el abuso de poder, el buscar mecanismos para controlar las diferentes esferas y acallar como sea las voces opositoras, pone en evidencia que existe más de un régimen autoritario en nuestra región, por más que se “celebren elecciones”.

Cada vez más parece construirse la idea de que el voto popular te da más poder del que realmente significa, y una vez electos, los líderes parecen creer que pueden gestionar a sus anchas y buscar mecanismos para perpetuarse en el poder de “manera democrática”. Parece contradictorio, y lo es; si el pueblo me da el poder, lo mínimo que puedo hacer es tratar de garantizarle sus derechos, pero esto no parece ser un pensamiento popular entre algunos presidentes latinoamericanos, quienes por el contrario parecen pensar: si el pueblo me da el poder trataré por todos los medios de conservarlo, ampliarlo y ejercerlo en la mayor cantidad de áreas posibles.

Los Derechos Humanos no se violan solo en los conflictos, en el día a día las malas gestiones gubernamentales violan los derechos de sus ciudadanos al abusar del poder que les fue dado. En la región los autoritarismos parecen abundar, y si bien Latinoamérica ha evolucionado en los últimos años en temas como el económico, en Derechos Humanos parecemos ir más para atrás que para adelante. Cuando los gobiernos recuerden que deben gobernar para todos sus ciudadanos y no sobre ellos esto empezará a cambiar, pero hay más de un presidente con amnesia por estos lados.

* Valeria Garbin es Venezolana, Internacionalista de la Universidad del Rosario, Bogotá Colombia. Estudiante de la especialización de Derecho Internacional de los Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario en la Universidad del Rosario, Bogotá Colombia. Consultora en BSD consulting Colombia.

Artículo distribuido por The Blue Passport. Link a la fuente original.

No hay comentarios: