miércoles, 2 de octubre de 2013

El silencioso avance de los de bancos chinos en América Latina


¿Cuanto sabemos sobre el creciente rol de los bancos chinos en América Latina? ¿hay una cobertura mediática y un abordaje académico adecuado en relación a las inversiones del gigante asiático?

(Por Francisco Urdinez *) - ¿Recuerda Usted cuando los diarios llenaban sus hojas hablando del boom de las exportaciones de soja hacia China, y la oportunidad única que se le presentaba a los países de la región, incluido Argentina, para alimentar el hambre de commodities de un país cuyos habitantes cada vez comían más y mejor?

Hoy, por el contrario, son mucho más silenciosos con respecto a la otra cara de la moneda. Es prácticamente imposible leer sobre el creciente papel de los bancos chinos en proyectos regionales. No se trata apenas de un silencio periodístico. De las variables en la agenda Económico-Política de las relaciones con China, la menos explorada en términos académicos es la del creciente papel del financiamiento de bancos chinos a la región.

A la fecha existe un único trabajo exhaustivo sobre esta temática, recientemente publicado por el Inter-American Dialogue quienes, además, han publicado una base de datos con información para toda América Latina (Gallagher et al,  2012). La carencia de más investigación se debe, primero, a que durante la primera mitad de la década los analistas se focalizaron en los aspectos comerciales de las relaciones con China, y sólo a partir de 2005 comenzaron a prestar atención al emergente fenómeno de la Inversión Extranjera Directa y al de los créditos públicos.  En segundo lugar, no existen bases de datos confiables sobre inversiones chinas y créditos chinos en la región y resulta dificultoso acceder a información de los bancos Chinos. Por ejemplo, Gallagher et al (2012) construyeron su propia base consultando fuentes periodísticas y reportes financieros de las empresas y gobiernos prestatarios.

La estimativa de los autores sobre los créditos de bancos chinos hacia toda América Latina desde 2005 es de 75 mil millones de dólares. Para dimensionar ésta cifra, sólo en 2010 los créditos hacia la región fueron de 37 mil millones, lo que superó a los créditos sumados del Banco Mundial, del BID y del banco  Eximbank de los EEUU.

Las principales entidades financieras chinas actuando en la región son (a) el  Banco Chino de desarrollo (CDB), (b) el Banco Exim de China y (c) el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC). La mayoría de los préstamos fueron otorgados por los dos primeros. El CDB totalizó 82% de los créditos a la región, y el Banco Exim de China el 12%. Ambos son, desde la reforma del sector financiero chino en 1994, las herramientas de política financiera del gobierno, por tanto, los préstamos de estos bancos hacen reflejan los objetivos políticos del gobierno chino (Gallagher et al, 2012 p. 3)

Esto explicaría dos tendencias claras: (a) Los préstamos de bancos chinos han estado dirigidos a los países identificados como el eje más distanciado de los EEUU en la región. Argentina, Brasil, Ecuador y Venezuela recibieron el 91% del total de los créditos. (b) Por su parte, dos tercios de los créditos totales fueron para financiar proyectos en el sector petroquímico. Argentina, por ejemplo, recibió $10000 millones de dólares en créditos del BDC para inversión ferroviaria, que comparado con los créditos totales de bancos “occidentales” (BID, BM) componen aproximadamente un 40% de lo recibido por el país.

Se abre, entonces, una nueva agenda para analistas de relaciones internacionales latinoamericanos. Estamos hablando de información valiosa (y costosa), que será útil tanto para la academia como para grandes empresas. Cualquier tipo de proyecto dirigido a recopilar información detallada sobre éste fenómeno tan poco explorado está condenado al éxito.

* Artículo por Francisco Urdinez (furdinez@geic.com.ar) y distrubido por GEIC, grupo de estudios internacionales. Link a la fuente original.

No hay comentarios: