jueves, 26 de septiembre de 2013

Angela Merkel acelera el futuro de Europa y del euro

 

Las elecciones alemanas han sido buenas para Angela Merkel, pero dejan a Europa y el euro en un estado de extrema incertidumbre. La aplastante victoria de Merkel presenta matices ya que gran parte de la fortaleza de su partido se debe a que los votantes han abandonado el barco de su compañero de coalición, el FDP. Así, el resultado de las elecciones deja a Merkel con la necesidad de formar una incómoda coalición con el SPD o con los Verdes.


(Por John J. Hardy *) - La teoría dice que una coalición con alguna de estas fuerzas políticas será más favorable a la UE, ya que los partidos de la izquierda tienden a mostrar una mayor generosidad hacia el proyecto europeo que la que muestra Merkel. Pero incluso una “gran coalición” con el SPD podría ser cualquier cosa menos grande, y el riesgo principal a partir de aquí es que el liderazgo de Alemania en Europa sea tan débil como fuerte ha sido la victoria de Merkel en las elecciones. Eso sucedería, al menos en parte, porque todas las decisiones relacionadas con la UE en Alemania se convertirían en un ejercicio de cálculo de consecuencias políticas a nivel doméstico dentro de una incómoda coalición.

A partir de aquí, Merkel seguramente seguirá con el procedimiento que le ha dado un relativo éxito hasta el momento, otorgando pequeñas concesiones aquí y allí, como un pequeño (tercer) rescate a Grecia, para cortar de cuajo el riesgo de que cualquier crisis individual se convierta en un contagio mayor. Lo que no veremos es una nueva visión general para Europa. La Gran Cuestión de Europa que pende en el aire es una tensión fundamental que destrozará el continente si no se aborda: la divisa y banco central únicos dentro de una unión con múltiples soberanías.

La UE es un edificio sin cimientos, y así no puede mantenerse para siempre. Una nueva coalición liderada por Merkel no pondrá a Alemania en el camino de construir esos cimientos, sino que el país germano simplemente seguirá enviando albañiles para reparar las grietas que aparezcan en las paredes mientras el edificio sigue desestabilizándose.

El euro subió la semana pasada hasta máximos de este año contra el dólar estadounidense después de que la Reserva Federal sorprendiese al mundo al anunciar que no comenzaría a relajar el ritmo de sus compras de activos. Pero hay que tener en cuenta que incluso si la Fed desacelerase sus compras de activos, el balance de situación del banco central se expandiría pronto en 1 billón de dólares solamente en 2013.

Mientras tanto, el balance del BCE de hecho se ha contraído alrededor de un 25% en ese mismo espacio de tiempo. A partir de aquí, el euro solamente se debilitaría si Merkel se compromete de algún modo más completo a la UE y concede un rol más activo al BCE, o si volviesen las historias sobre la ruptura de la UE.

Europa ya se arriesgó a elevar la tensión con este nuevo gobierno alemán; un euro al alza contribuirá a acelerar está tensión dentro y fuera de la UE, y nos llevará al siguiente capítulo de la historia de esta incómoda unión. Lo último que necesita Europa es una divisa fuerte.

* Artículo por John J. Hardy, Head of FX Strategy Saxo Bank. Distribuido por El Mundo Financiero. Link a la fuente original.

No hay comentarios: