sábado, 27 de julio de 2013

Remesas y reforma económica en Cuba


(Por Carolina Tamagnini *) - En el marco del programa de reestructuración económica, decidido por el Congreso del Partido Comunista Cubano en 2011, se ha reformado la Ley de Migración de Cuba. En una entrevista, el presidente del parlamento cubano reconoce que es hora de adaptar la ley al contexto actual, ya que la sanción de esa ley data de 1976 y resulta obsoleta, debido a que la mayoría de los emigrados cubanos no son, como en ese entonces, exiliados políticos, sino personas que ocasionalmente vuelven a la isla y que tienen relaciones normales y pacíficas con la misma. (Alarcón, 2012) Entonces, cabe preguntarse ¿cómo influye la reestructuración económica de Cuba, en su política migratoria? El espacio temporal del problema de investigación, será entre 2007, donde se produce la primera reforma a la política migratoria, y 2011 inclusive.

El objetivo general de este artículo de investigación es entender cómo se enmarca la reforma de la política migratoria, en la reestructuración económica. Para ello será fundamental conocer la influencia que tienen  las remesas en la economía cubana, comprender de qué modo se vio afectada la economía con la mayor emigración, y finalmente, determinar el papel de la relación con Estados Unidos, en la decisión de reformar la política migratoria.

La hipótesis que subyace a este estudio, es que la decisión del gobierno cubano, se basa en un interés material, por el beneficio que las mayores remesas podrían implicar para su economía, que se encuentra en un proceso de reformas estructurales.

Desde enero del corriente año, ha entrado en vigor la reforma de la Ley de Migración de Cuba, por lo que se eliminan formalmente las restricciones que complicaban tanto la salida del país de sus ciudadanos, es decir, tener un pasaporte cuyo precio resultaba inaccesible, contar con la aprobación del Ministerio del Interior y tener una Carta Notariada de Invitación por parte de un extranjero. Ahora los requisitos para viajar al extranjero, son la tenencia del Pasaporte Corriente, que cuesta 100 Pesos Cubanos (4€),  una visa del país de acogida y los recursos financieros para “descubrir el mundo” durante dos años, sin otra formalidad. (Lamrani, 2012) El único obstáculo ahora es el económico, ya que sin los recursos monetarios suficientes, resulta imposible emigrar por vías legales.

En un principio, esta ley que restringía la posibilidad de emigrar del país, se fundaba en la necesidad de mantener el capital humano capacitado y evitar una “fuga de cerebros”. Sin embargo, la reforma no implica que esta intención haya desaparecido en la cúpula gobernante cubana, ya que en el artículo 23, inciso h, de la ley enuncia:

“Los ciudadanos cubanos residentes en el territorio nacional, no pueden obtener Pasaporte Corriente  mientras se encuentren comprendidos en uno de los supuestos siguientes: (…) Carecer de la autorización establecida, en virtud de las normas dirigidas a preservar la fuerza de trabajo calificada para el desarrollo social, económico y científico-técnico del país, así como para la seguridad y protección de la información oficial.” (Ministerio de Justicia Cubano, 2012: 1372)

Esto indica, que el gobierno cubano, aún tiene la capacidad de decidir sobre la salida al exterior de sus ciudadanos, en base a si considera que cumplen un rol importante para el desarrollo de la isla, por lo que implícitamente se reconoce que se facilita sólo la emigración de fuerza de trabajo poco calificada. Además, se incluye un apartado “Sobre el tratamiento de cuadros, profesionales y atletas que requieran autorización para viajar al exterior”, que indica que previa autorización, sólo pueden permanecer fuera del territorio nacional por un período de tiempo determinado (3 o 5 años según el caso).

Por su parte, hay que destacar también que con anterioridad a la reforma, se consideraba emigrado a aquel ciudadano que pasaba 11 meses fuera del país, mientras que ahora son 24 meses y con la posibilidad de prorrogar este período en el consulado de su lugar de residencia. De este modo, se puede ver que hay un mayor interés del gobierno cubano, por mantener relaciones más largas con los emigrados, frente a la posibilidad de que vuelvan.

En general, los sujetos que migran ilegalmente se encuentran en un contexto de exclusión social y precarización laboral. Esto es distinto en caso de los cubanos emigrados, que se encuentran en un 85% en EE.UU., ya que si bien el país norteamericano tiene políticas restrictivas, que criminalizan a los migrantes ilegales latinoamericanos, privilegia la inmigración cubana, dándole más facilidades en cuanto a la posibilidad de regularizar su situación legal, e incluso otorga beneficios sociales a la mano de obra calificada de ese origen.

Por remesas se entiende a una fracción de los salarios y remuneraciones de la fuerza de trabajo migrante en esos mercados globales; son una parte del pago que reciben los migrantes laborales y tienen la misma función macroeconómica que cualquier salario. Se transfiere a sus familias y comunidades de origen para la reproducción social de las mismas.  A nivel macroeconómico, el impacto de las remesas depende de cómo se incorporen a la estructura económica de cada país.  (Canales Cerón, 2008)

La teoría del Crecimiento Equilibrado plantea que la migración internacional es beneficiosa tanto para  las naciones de emigración como las de inmigración, debido a que los recursos laborales son reubicados para un uso más eficiente: esta perspectiva entiende a la mano de obra, como un recurso exportable vía emigración. Por su parte, las remesas e ingresos derivados del trabajo exportado, mejoran los estándares de vida, alientan el crecimiento económico y eventualmente hacen a la inmigración innecesaria. A su vez, los individuos que retornan a su país de origen, lo hacen con mayor capacitación, por lo que se favorece aún más la economía local. (Martin & Papademetriou, 1991) (Continuar leyendo)

* Sobre el autor y/o los derechos de este material:

Carolina Tamagnini es estudiante avanzada de la licenciatura en relaciones Internacionales (UES21). Documento distribuido por GEIC, grupo de estudios internacionales. Link a la fuente original: http://goo.gl/pMA9yD

No hay comentarios: