martes, 4 de junio de 2013

Malí, ¿un nuevo Afganistán?


|| Por afrol News * ||

Investigadores escandinavos advierten que el conflicto en Malí podría degenerar en otro Afganistán "si la respuesta internacional es demasiado dura". A pesar de que tienen sus dudas sobre el proceso de democratización en Malí, algunos países nórdicos (como por ejemplo Noruega) han anunciado que reanudan su ayuda oficial al país africano.

Mats Utas, profesor del Instituto Nórdico sobre África en Uppsala, Suecia, y el investigador Morten Bøås del Instituto Noruego de Estudios Internacionales (FAFO), advierten que la comunidad internacional se enfrenta ahora a importantes decisiones que determinarán el futuro de la situación en Malí. Un punto clave es evitar que las fuerzas internacionales provoquen a la población local y la necesidad de no ingresar en la clásica retórica de la "guerra contra el terror".

"Existe el riesgo de que la intervención internacional pueda repetir varios de los primeros errores que se cometieron en Afganistán, así como en países de África Occidental como Liberia y Sierra Leona", advierten los dos investigadores en el último número de la revista 'Diario finlandés de Asuntos Exteriores".

Después de que milicias islamistas radicales vinculadas a Al Qaeda se hiciesen con el control total del norte de Malí, fuerzas francesas iniciaron en enero pasado una gran ofensiva bombardeando las posiciones de las milicias. Junto con las tropas del gobierno de Malí, Chad y Níger, los franceses han conseguido expulsar a los islamistas de todas las áreas habitadas en Malí.

"Pero esta fue la parte fácil", dicen Bøås y Utas. "Los islamistas no han perdido aún completamente la batalla por el norte de Malí. Todavía tienen la capacidad de resistir e incluso regresar a las ciudades que se encuentran formalmente bajo control francés", según los investigadores.

Ahora que se ha llevado a cabo el trabajo más duro mediante una gran ofensiva militar, los galos han iniciado la retirada. Francia reducirá sus fuerzas en Malí de 4000 a 1000 efectivos durante el año. "Va a ser aún más difícil de controlar esta inmensa área para las fuerzas francesas restantes, la operación conjunta de la CEDEAO, la Unión Africana y el ejército maliense," advierten los investigadores.

Ahora son las fuerzas de la organización de estados de África Occidental (CEDEAO) y las fuerzas de la Unión Africana (UA) las que se están tomando gradualmente la responsabilidad de la seguridad en Malí y garantizar que los islamistas no vuelven a hacerse con el control de la zona. Pero Bøås y Utas no parecen muy optimistas en relación a la eficacia de la CEDEAO y la UA.

ECOWAS decidió una intervención en Malí, ya en marzo de 2012, pero se perdió mucho tiempo en negociaciones, y cuando los islamistas empezaron a desplegarse aún más al sur, al final de año, el gobierno en Bamako tuvo que pedir a Francia ayuda militar de emergencia. La CEDEAO, a pesar de su lentitud, aportó soluciones importantes, reconocen los investigadores.

CEDEAO exigió, entre otras cosas, un programa creíble para la restauración de la democracia en Malí. Al mismo tiempo se trató de abrir una vía de contacto para negociar con cualquiera de los grupos tuareg que estuvo involucrado en las milicias y la anexión del norte de Malí. La esperanza era dividir a los rebeldes y encontrar socios para una paz duradera en Malí que incluya la tradicional población tuareg, amante de la libertad y que domina gran parte del norte de la nación africana.

De hecho, antes del atentado terrorista en In Amenas en Argelia, uno de los principales grupos tuareg, IMA, cambió de bando y comenzó a denunciar a los islamistas radicales. Este grupo puede ser un importante interlocutor en las negociaciones sobre el futuro del norte de Malí.

Bøås y Utas temen ahora que cualquier política de ocupación o de mano dura por parte de las fuerzas locales, africanas y francesas en el norte de Malí pueda radicalizar a la población de la zona y llevarla de nuevo a manos de Al Qaeda. Los investigadores advierten en particular hacia las fuerzas del gobierno de Malí, las cuales son conocidas por sus violaciones a los derechos humanos y la "falta de moral como base para sus operaciones militares".

"Esto significa que, en estos momentos, Francia y la comunidad internacional tienen a dos socios de Malí, el gobierno y el ejército, los cuales carecen de legitimidad y poder", advierten los investigadores. "Este es un tema importante que debe ser abordado si la comunidad internacional desea encontrar soluciones sostenibles a la crisis", añaden.

Bøås y Utas también se muestran negativos ante el hecho de que Nigeria tomará el control de las fuerzas internacionales en Malí tras la retirada de Francia. Aunque los nigerianos tienen experiencia en operaciones internacionales, el terreno y el medio ambiente en el norte de Malí es desconocido para ellos. Las tropas de Níger y Chad, sin embargo, conocen bien el entorno, pero por otro lado tienen poca experiencia internacional. "Existe el peligro de que no sean entrenados para proteger a la población civil", advierten los investigadores.

Reinicio de ayuda noruega

A pesar de que Malí sigue bajo el control de un gobierno golpista y no legítimo, y los investigadores Bøås y Utas advierten que el proceso de democratización hasta el momento tiene poca credibilidad, Noruega es uno de los países que ya ha confirmado que reanuda su ayuda oficial al país.

Según anunció recientemente el ministro noruego de Desarrollo, Heikki Holmås, las nuevas ayudas económicas serán principalmente destinadas a financiar el proceso de democratización. "Noruega contribuirá con 6,8 millones de dólares para el proceso electoral y la transición a un gobierno legítimo", según un comunicado oficial.

"La población en el norte de Malí ha sido brutalmente reprimida por grupos extremistas", ha señalado Holmås. "Es crucial que el país tenga un gobierno fuerte con un sólido apoyo popular. Las elecciones en julio también deben sentar las bases para la reconciliación", añadió el ministro.

* Sobre el autor y/o los derechos de este material:

Artículo distribuido por afrol News, agencia de noticias africanas. Link a la fuente original: http://www.afrol.com/es/articulos/38284

No hay comentarios: