domingo, 20 de enero de 2013

Breve análisis de la estructura exportadora de Brasil

El lugar de Brasil en el comercio internacional. La precarización de las exportaciones y la necesidad de potenciar la competitividad del sector industrial.

(Por Santiago Pérez desde Rio de Janeiro) - La capacidad de un país de exportar productos y servicios de alto valor agregado es un factor central para el desarrollo nacional. No es casualidad que las principales potencias económicas mundiales no solo lideren los rankings de PBI, sino que también sean los mayores exportadores a nivel global. Las diez primeras economías mundiales son en orden decreciente Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Brasil, Italia, India y Rusia. De dicha lista de países surgen ocho de los diez primeros exportadores, los cuales son, también en orden decreciente, China, Alemania, Estados Unidos, Japón, Francia, Corea del Sur, Holanda, Italia, Rusia y Gran Bretaña.

El caso de Brasil es interesante. Si bien el país se encuentra indudablemente en la elite económica internacional por su volumen, su capacidad exportadora es muy limitada. Mientras la nación sudamericana goza del séptimo mayor PBI a nivel global, desciende al vigésimo tercer puesto en el ranking de exportadores. El volumen de ventas externas de Brasil es superado por México, la segunda economía latinoamericana e inclusive por España (a pesar de la crisis por la que atraviesa tanto ella como sus vecinos). Al mismo tiempo, si comparamos las exportaciones del BRIC, Brasil es el integrante del grupo que menos bienes y servicios vende al exterior.

Si se hace un análisis un poco más detenido de lo que sucede en el comercio exterior del Brasil de hoy observaremos que la situación es cuanto menos, compleja. El 2012 fue el año en que la balanza comercial registró el peor resultado en la última década. El superávit fue de solo 19 mil millones de dólares, contra los 29 mil millones de 2011 (un 34% menos). Las exportaciones cayeron un 5,3% en 2012 en relación al año anterior. Las perspectivas para 2013 no son necesariamente alentadoras, se prevé que el superávit se reduzca un 30% más.

La precarización de las exportaciones es otro problema del que cada vez más especialistas toman nota. El espectacular incremento de precios experimentado por las materias primas o “commodities” en los últimos años hizo que los bienes industriales ocupen un porcentaje cada vez menor dentro del total de las exportaciones brasileñas. El problema estructural de los elevados costos de producción locales (Costo Brasil) y una demanda doméstica en constante expansión, hicieron que las industrias nacionales vuelquen una creciente cantidad de su producción al mercado doméstico. Mientras las exportaciones industriales representaban el 54% del total en 1990, 20 años después alcanzan solo el 19%.

La conocida “Enfermedad Holandesa” es un riesgo que corre la mayor de las economías latinoamericanas. La avalancha de capitales recibidos por Brasil en los últimos diez años sumado a los ingresos de divisas por el aumento de los precios de los bienes primarios que el país exporta forzó una apreciación de la moneda. Inevitablemente la valorización del Real erosionó la competitividad de la industria local. Aunque parezca paradójico, el boom de exportaciones de bienes no industrializados puede terminar por perjudicar a las exportaciones de bienes industrializados.

El cuadro termina de cerrar cuando nos detenemos en la estructura arancelaria del país, la cual es relativamente cerrada. El sistema protege a los productos locales de los bienes importados. Es por esto que en Brasil suelen venderse bienes mucho más caros que en otros mercados y aún así el consumidor los acepta.

Los 248 mil millones de dólares exportados por el país en 2012 pueden ser insuficientes si las tendencias se mantienen. La clave para destrabar esta situación es dar al sector industrial un renovado dinamismo que permita potenciar su competitividad y capacidad exportadora. Solo así Brasil podrá estar no solo en la elite económica, sino también en la elite exportadora mundial.


No hay comentarios: