jueves, 6 de diciembre de 2012

¿Es el Grupo Clarín un factor de poder dentro del sistema político argentino?

Mitos y realidades sobre el verdadero peso político de los actores del escenario local. 

(Por Santiago Pérez) - Con la irrupción del 7D y la obsesión del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner por identificar en dicha fecha un quiebre histórico, comencé a hacerme la siguiente pregunta: ¿es el Grupo Clarín un factor de poder determinante para la vida política argentina?

Primero Néstor, luego Cristina y por último todos los miembros del Gobierno repitieron hasta el cansancio que el Grupo Clarín es “destituyente”, “golpista” y el principal obstáculo para el éxito del “modelo” nacional y popular. Hector Magnetto es caracterizado como una suerte de hombre súper poderoso, propietario de una capacidad infinita para manejar en forma decisiva el escenario político local. En definitiva, para el Frente para la Victoria, el Grupo Clarín es más fuerte que nadie.

Cuantificar el poder de un actor dentro del sistema político es ciertamente muy complejo. El poder no se medie en kilos, litros o metros. Quizás la única forma de calcular el poder de un elemento provenga de la propia definición de la palabra “poder”. Algunas de las definiciones que aporta la Real Academia Española al término en cuestión son: “tener más fuerza que alguien” y “tener expedita la facultad o potencia de hacer algo”. Basándonos en las definiciones citadas y analizando el éxito o el fracaso del multimedio en su teórica empresa “golpista”, podríamos dilucidar si el grupo es efectivamente un agente “poderoso” o “no poderoso” dentro del escenario local.

La guerra entre Clarín y el Gobierno se desató luego del denominado “conflicto con el campo”. Según el discurso oficial y paraoficial, Magnetto está intentado, desde aquella crisis, destituir a Cristina Kirchner. Siguiendo dicho orden de ideas podríamos sostener que el Multimedio fue totalmente ineficaz en su supuesta “empresa destituyente”. No solo no ha alcanzado (ni por asomo) su teórico objetivo, sino que al mismo tiempo Cristina Fernández de Kirchner consiguió en 2011 la más abultada victoria electoral desde el retorno de la Democracia. Entonces… ¿Dónde está el poder del Grupo Clarín? Si Magnetto es tan influyente, ¿Por qué Cristina fue la Presidenta más votada en las últimas tres décadas? Si Clarín es “destituyente” y “poderoso” ¿por qué no destituyó al gobierno desde el inicio de la “guerra” en 2009?

La respuesta a todas estas preguntas es solo una: Clarín no es tan poderoso y trascendental para la vida nacional como lo “pinta” el gobierno. En definitiva, todas las supuestas “intentonas golpistas” o bien no existieron y fueron un invento del Gobierno, o bien fueron tan débiles que ni cosquillas le hicieron a Cristina.

La novela de Magnetto, los monopolios, los grupos de medios concentrados y los actores “destituyentes” son parte de un gran “relato”. Relato que el Gobierno intenta construir con la más poderosa de las herramientas del escenario político argentino: el aparato estatal nacional.

No hay comentarios: