miércoles, 21 de noviembre de 2012

Medio Oriente: Turquía solicita misiles a la OTAN y Hamas e Israel acuerdan un alto al fuego

(Por Santiago Pérez) - Turquía ha hecho valer sus atribuciones como miembro pleno de la OTAN y ha solicitado la instalación de misiles Patriot en su territorio para defender a su población de posibles ataques provenientes de la vecina y convulsionada Siria. Las potencias de la OTAN vienen, hace más de un año, presionando a Al-Assad para que de un paso al costado y termine con la represión sobre los grupos que se oponen a su régimen. Es así que los miembros de la Alianza están en estado de constante alerta ante el desarrollo de la crisis en Siria. Turquía ya fue blanco de ataques dentro de su territorio, los cuales, en teoría, fueron responsabilidad de Damasco. Digo “en teoría” porque debido a la complejidad de la situación en Siria, donde Rusia, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y China tienen intereses, muchas veces se hace difícil saber con certeza quien está detrás de cada ataque. En definitiva, la inestabilidad en la región sigue en aumento. A las tensiones entre Turquía y Siria debemos sumarle el recientemente desarticulado “virtual estado de guerra” entre Israel y Palestina. Finalmente las gestiones del hasta ahora tibio Egipto post-Mubarak junto con Estados Unidos lograron poner fin a una semana de intercambio de cohetes, misiles, bombardeos y por sobre todo muertos y heridos entre Hamas y las fuerzas israelíes. Teniendo en cuenta que el conflicto entre estos dos actores lleva ya casi seis décadas sin una resolución de fondo, resulta difícil ser optimista sobre la posibilidad que este “alto al fuego” se mantenga en el largo plazo. Por último, la presión internacional sobre Irán por su supuestamente peligroso programa nuclear. Las medidas de Occidente se limitan, hasta ahora, a sanciones económicas que no han logrado detener los proyectos de Teherán, sean estos pacíficos o no. Todo este complejo escenario se ve aún más complejizado por la constante intromisión de Washington, Paris, Londres y Moscú en los asuntos regionales.


No hay comentarios: