sábado, 17 de marzo de 2012

La disputa por la soberanía en las islas Malvinas/Falklands y la alianza entre Estados Unidos y Gran Bretaña.

Mientras Argentina continúa en un enfrentamiento discursivo y diplomático con Gran Bretaña en torno a las islas Malvinas/Falklands, Barack Obama, presidente del país más poderoso de la tierra, ha calificado a los británicos como aliados de características súper-estratégicas.

El líder norteamericano utilizó las siguientes palabras en declaraciones al diario Washington Post: "La alianza entre Estados Unidos y el Reino Unido es una asociación de corazón, basada en la historia, las tradiciones y los valores que compartimos (...) Nuestras tropas y ciudadanos mostraron lo que son capaces de alcanzar cuando estadounidenses y británicos trabajan juntos, corazón y manos"

Solo para tener dimensión de la importancia de la alianza entre estas dos súper-potencias podemos mencionar que Washington y Londres lucharon juntos contra la Alemania nazi y las potencias del eje durante la Segunda Guerra Mundial. En la segunda mitad del siglo XX, enfrentaron a la Unión Soviética y sus estados satélites, logrando en este último caso una de las mayores victorias a nivel político, cultural, militar y tecnológico que la historia moderna recuerde. Actualmente tropas norteamericanas y británicas lideran y cooperan en la ocupación de Afganistán y negocian sanciones a Irán y Siria. En lo relativo exclusivamente al atlántico sur debemos recordar el apoyo logístico aportado por Estados Unidos y las potencias de la OTAN a Gran Bretaña durante la Guerra de Malvinas/Falklands del año 1982.

Como factor adicional, en recientes declaraciones, el primer ministro David Cameron afirmó que Barack Obama le manifestó su conformidad con el Statu quo reinante en las islas y que el Departamento de Estado dejaría de presionar a la partes a que se sienten en la mesa de negociaciones.

Es dentro de este contexto, donde Argentina, una débil y desarmada nación sudamericana, intenta cuestionar la soberanía que de hecho ejerce Gran Bretaña sobre las islas.

Si bien Buenos Aires ha conseguido algunas victorias en el campo diplomático regional y en organismos multilaterales no pareciera esto suficiente para desviar el curso de los acontecimientos. Aún hoy, en la segunda década el siglo XXI, el poder militar y económico es el factor determinante por excelencia que explica la lógica y resolución de los conflictos internacionales.

Todo parece indicar que no habrá cambios en el atlántico sur en las próximas décadas y que la Bandera británica de las Malvinas/Falklands seguirá flameando en el archipiélago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada