domingo, 31 de octubre de 2010

Rusia y el balance de poder en el fin de la posguerra fría.

Desde el fin de la Guerra Fría Rusia ha perdido muchos de los antiguos aliados geopolíticamente estratégicos de la Unión Soviética. La mayoría de los estados de Europa Oriental escaparon de la influencia de Moscu después del fin del tratado de Varsovia en 1991. Pero esto fue solo el comienzo, algunos de lo ex estados satélites de la Unión Soviética e inclusive ex Republicas Soviéticas han sido invitadas a unirse a la OTAN como un movimiento estratégico para presionar a Rusia hacia el este. Esta política puede verse claramente en el plan de los Estados Unidos de proteger Europa colocando misiles en Republica Checa, asunto que sin lugar a dudas hubiera generado una gran tensión antes de 1991.

Pero esta política que gozo de gran éxito durante aproximadamente 20 años parece estar cambiando. Como consecuencia de la crisis económica que golpeo a Estados Unidos y Europa, el aumento de los precios de las materias primas y el crecimiento de las economías de Rusia, China e India el equilibrio de poder internacional se esta modificando. Lentamente estamos migrando del sistema unipolar que caracterizo a la posguerra fría a una incipiente multipolaridad. Dentro de este contexto Rusia esta intentando detener la interferencia de los Estados Unidos dentro de su área de influencia, los siguientes ejemplos pueden ser de utilidad para explicar esta nueva realidad:

1. Guerra entre Rusia y Georgia en 2008.
Durante la cumbre de la OTAN Bucarest 2008, las potencias occidentales acordaron formalmente invitar a Georgia a unirse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Este movimiento tuvo el objetivo estratégico de empujar a Rusia hacia el este estableciendo un nuevo aliado de la OTAN en el Mar Negro, directamente dentro de la esfera de influencia rusa. En este nuevo contexto internacional Moscu respondió a esta agresión política apoyando la independencia de Osetia del Sur y Absajia mediante una operación militar. El operativo termino con la división de Georgia en 3 países y detuvo el plan occidental de transformar a Georgia en un miembro de la OTAN.

2. Venta de armas a Venezuela.
Es sabido que el Caribe es un área de influencia directa de los Estados Unidos, y también sabemos que la presidencia de Hugo Chávez en Venezuela es uno de los mayores problemas que la política exterior norteamericana tiene en esta región. Rusia ha tomado ventaja de esta situación vendiendo más de 5 mil millones de dólares en caza bombarderos, tanques, helicópteros y otros equipamientos militares a Venezuela. Pero la intención rusa no se limita a las armas, recientemente Hugo Chávez ha anunciado la construcción de plantas nucleares en Venezuela con Tecnología Rusa.

3. Ucrania se mantiene fuera de la OTAN.
Este ejemplo esta vinculado nuevamente a la región del Mar Negro. El presidente Ucraniano Yanukovych ha manifestado interés en que su país mantenga relaciones cercanas con Rusia. Ucrania es un importante aliado para Rusia debido a la base naval ubicada en Sebastopol desde donde Moscu monitorea el Mar Negro.

4. Irán y su programa Nuclear:
Quizás la más representativa de las acciones que demuestran la intención de Rusia de hacer valer su creciente poder dentro del sistema internacional es el aporte tecnológico que ha realizado al programa nuclear iraní. De esta forma Rusia interfiere directamente en la principal preocupación norteamericana a nivel global y logra influir en el conflicto del medio oriente.

Como breve conclusión podemos afirmar que el mundo esta cambiando, el equilibrio de poder esta sufriendo ajustes, es de preveer que el sistema unipolar centrado en los Estados Unidos lentamente dejara de existir.

No hay comentarios: