viernes, 28 de enero de 2011

Camino a un nuevo orden mundial

El siglo XXI encuentra al equilibrio de fuerzas mundial en pleno proceso de transformación, nuevas potencias emergen y antiguos centros de poder pierden influencia. Estamos viviendo un periodo histórico complejo el cual puede ser la antesala de un nuevo orden mundial.

Si algo nos ha enseñado la historia es que los cambios no se dan de la noche a la mañana, si bien algunas de las antiguas potencias están en franco retroceso otras aún tienen un largo futuro como centros de poder e influencia de alcance global.

Estados Unidos, Brasil, La Unión Europea, Rusia, India, China y los países del Medio Oriente y África están comenzando a desempeñar nuevos roles dentro del sistema internacional lo cual traerá consecuencias aún desconocidas para el funcionamiento del mismo. Esta nueva situación no hace más que abrir grandes interrogantes e incertidumbres que solo serán develadas con el correr del naciente siglo.

Rosendo Fraga reflexiona sobre estos cambios y afirma:

"En la visión de largo plazo de los Estados Unidos, el surgimiento de Asia implica una decadencia relativa, pero no absoluta. Se trata de un país con una población que duplica la de Rusia y es un 50% mayor que la de Brasil. Tiene un territorio que supera al de la India y el de dicho país. Es decir, que por población y recursos naturales, bien puede ser una de las potencias emergentes del llamado grupo BRIC. Pero a ello suma una ventaja en ciencia y tecnología que la asegura una preeminencia por décadas.
Invierte en universidades el doble que la Unión Europea y duplica la inversión que en este rubro realizan las potencias del grupo BRIC: China, India, Rusia y Brasil juntos.

Los Estados Unidos tienen en consecuencia las condiciones de una potencia emergente, pero una capacidad en materia de conocimiento muy superior a la de ellas. Comparado con el resto del mundo desarrollado (la UE y Japón), crece al doble o al triple que ellos. Pero a su vez lo hace entre la mitad y un tercio que las potencias emergentes.

A su vez, tiene costa sobre el Atlántico y sobre el Pacifico y ello le permite encontrarse en la región del mundo de mayor desarrollo. Por esta razón, declinará en el largo plazo como porcentaje del PBI mundial, pero seguirá siendo una gran potencia mundial, tanto en lo económico como en lo político.

Al comenzar el segundo mandato de Clinton al promediar los noventa, el Consejo de Seguridad realizó una proyección de largo plazo, de acuerdo a lo cual, la hegemonía estadounidense en el mundo en el siglo XXI sólo podría ser amenazada por una coalición de China, India y Rusia. Quince años después, ello parece confirmarse. En mayor o menor medida, Canadá seguirá la surte de este país.

La situación europea. Pasando a la Unión Europea, su pérdida de influencia en el largo plazo parece una tendencia consistente. Si bien la Europa de los 27, tiene una población y un PBI que superan ligeramente a los de EEUU, la reciente crisis ha puesto en evidencia que la unidad política del continente es débil, pese a que en 2009 entró en vigencia el Tratado de Lisboa, que es una suerte de constitución europea. El futuro del euro está en discusión y la tasa de crecimiento ha pasado a ser la mitad de la norteamericana y entre un quinto y un sexto de la que registra el Asia emergente. Además, tiene una baja tasa de crecimiento demográfico, que en el caso de Italia y España es negativa, lo que también sucede en Rusia y Ucrania. De mantenerse esta tendencia, hacia 2050, estos países tendrían una población un tercio menor a la actual. Europa no parece estar en condiciones de competir económicamente con los EEUU y Asia. Los recursos naturales del continente han sido agotados o tienen pocas posibilidades de explotación. Es así como las proyecciones económicas señalan que la pérdida de peso económico de Europa es más que probable y su unidad política por lo menos es relativa.

Siguiendo con Asia, su influencia económica primero y política después, se proyectan hacia el largo plazo. En los próximos cinco años, el Asia emergente, puede crecer 50%. Nunca en la historia se dio un desarrollo tan alto en tan poco tiempo. Este crecimiento con tasas al 10%, que comenzó en China hace casi dos décadas, ha sido alcanzado por la India y otros países del continente, como Indonesia y Vietnam. En cambio Japón, con población y recursos naturales muy limitados, sufre un estancamiento similar al de Europa y aun recuperándose, seguramente tendría un crecimiento que sería un tercio al del resto de la región.

Pero estratégicamente, la recuperación del Asia y en particular de China, el país más grande del continente, será mucho más lenta. La economía china podrá crecer el 50% en el próximo lustro, pero seguramente para 2015, continuarán las bases militares de EE.UU. en Japón y Corea del Sur y la garantía de seguridad en Taiwán. Modificar esta realidad, llevará más de cinco años. El gran imponderable del continente asiático es cómo procesará China los inevitables conflictos sociales y políticos que genera el desarrollo económico, como los que comienzan a evidenciarse con la censura a google y las huelgas en la industria automotriz. El separatismo musulmán es un problema que también comienza a sufrir. La guerra librada por EEUU en Afganistán todavía puede extenderse a Pakistán y las ex repúblicas soviéticas del Asia Central son una región muy inestable. Australia y Nueva Zelanda, se beneficiarán del crecimiento del Asia emergente.

En el caso de Medio Oriente, se trata de una región que seguirá siendo importante por el petróleo en el mediano plazo y el islamismo una fuerza que no cederá, pero el largo plazo es incierto. El conflicto palestino-israelí no tiene solución fácil a la vista. La situación interna de Irán es conflictiva y su intención de ser potencia hegemónica en la región mediante el arma nuclear, puede desatar grandes conflictos. Lo que suceda con Irak tras la retirada de los EE.UU. es algo que no tiene resultados claros. Los gobiernos del Golfo enriquecidos por el petróleo y aliados de los EE.UU., liderados por Arabia Saudita, son monarquías que sufren el ataque tanto de los fundamentalistas como de sectores que reclaman democratización. Turquía tiene hoy un gobierno fundamentalista moderado, que busca aumentar su influencia regional, mediante una mayor independencia de Washington. El futuro del Medio Oriente económicamente queda atado a lo que suceda con el petróleo y el político a la evolución del fundamentalismo musulmán y sus conflictos internos. Posiblemente, sea la región del mundo en la cual resulta más difícil realizar proyecciones de largo plazo.

América latina y África tienen hoy un futuro más cercano al del Asia emergente que al del estancamiento europeo. En la primera, la economía ha logrado un crecimiento no tan importante como el del Asia, pero ya duplica al del mundo desarrollado. Los recursos naturales, como los alimentos y su auge favorecen a la región. Brasil se ha transformado en potencia mundial y en esta década puede llegar a ser la quinta o la sexta economía. La mayoría de los países de la región están tomando el mismo camino, aunque algunos como Venezuela y Cuba muestran todavía autoritarismo y estancamiento económico y problemas como las drogas y el crimen organizado afectan a varios países, en particular a México y América Central.

En África, el aumento del precio de las materias primas, impulsado por la demanda china, han mejorado las posibilidades del continente. Pero políticamente hay decenas de países a los cuales les llevará tiempo lograr la estabilidad política. El reciente Mundial de Fútbol en Sudáfrica mostró la cara progresista del continente. Nigeria se proyecta como una potencia mediana y en el norte del continente, si bien el fundamentalismo islámico es un problema para los gobiernos aliados de occidente (Egipto, Túnez, Marruecos), la situación puede evolucionar positivamente."

Gran Bretaña

Dentro de esta cambiante realidad, sin lugar a dudas en caso ingles merece un análisis particular ya que este país funciona como un excelente ejemplo de las transformaciones que está sufriendo el sistema internacional.

En su máximo apogeo, a principios del Siglo XX el Imperio Británico ocupaba un 4to de la superficie y población mundial (33 millones de Km2 y 470 millones de habitantes). Su idioma, moneda, inversiones y cultura supieron tener presencia de escala global y las dos guerras mundiales encontraron a esta potencia junto a sus aliados como vencedora. Pero aquella presencia mundial ha mermado lenta pero constantemente desde mediados del Siglo XX hasta nuestros días.

La crisis económica internacional desatada en 2008 parece haber acelerado el retroceso británico en la escena internacional, sus cerca de 70 millones de habitantes, escasos territorios y recursos y sus deterioradas finanzas parecen no ser suficientes para operar dentro del sistema al mismo nivel que China, India o Rusia.

Timothy Garton Ash, catedrático de Estudios Europeos en la Universidad de Oxford afirma: "los recursos de los que dispone el país para proyectar su poder, ya estirados al límite, se ven todavía más amenazados ahora por una temible ronda de recortes del gasto público, que el ministro de Defensa Liam Fox calificó con franqueza en la reunión de Chatham House como "la madre de todos los horrores". La Evaluación de Defensa Estratégica y Seguridad, ya retrasada, tendrá que ir inevitablemente acompañada de la Evaluación de Gastos dirigida por el Tesoro, que está previsto que se haga pública en octubre.

Hague promete defender al Foreign Office (Ministerio de Exteriores) de los peores recortes, pero habrá que reducir prácticamente todos los aspectos de la proyección de poder de Gran Bretaña. La diplomacia clásica y las fuerzas armadas, el comercio y el apoyo a las inversiones, el British Council y los servicios mundiales de la BBC, las plazas universitarias para estudiantes extranjeros (que, por cierto, son un instrumento incomparable de poder blando) y nuestros baratos y alegres Juegos Olímpicos de Londres: todos van a sufrir. La única excepción será el gasto en ayuda al desarrollo internacional, que este Gobierno ha prometido seguir aumentando hasta llegar al objetivo internacional del 0,7% del PIB.

Aparte de esto, están los temores sobre la recuperación económica de Gran Bretaña, el espectro de que las agencias de calificación rebajen la deuda pública y las preocupaciones consiguientes sobre la libra. Los problemas de la eurozona lo son también de Gran Bretaña. Mientras tanto, a no ser que se hunda la flota entera del capitalismo mundial, las economías emergentes de Asia seguirán alcanzándonos a toda velocidad. Esto nos lleva al contexto más general, que es la histórica transferencia de poder de Occidente a Oriente (China, India), hasta cierto punto de Norte a Sur (Brasil, Sudáfrica) y de un mundo bipolar o (de manera fugaz) unipolar a un mundo multipolar o sin polos.

A su vez, ese fenómeno hace que Estados Unidos preste más atención a las potencias emergentes y a Oriente Próximo y, por tanto, menos a Gran Bretaña y Europa, mientras no demuestren que pueden ser útiles. La administración de Obama, dirigida por un presidente pragmático y en apuros, y que tiene menos vínculos sentimentales con Europa que cualquiera de sus predecesores, no se deja impresionar por la historia ni los precedentes. La pregunta que hace Washington es: ¿qué podéis hacer por nosotros hoy?"

El autor del siguiente artículo publicado en diario argentino La Nación también nos muestra como los problemas económicos británicos impactan sobre su presencia internacional: "El gobierno conservador de David Cameron anunció su intención de economizar 94.000 millones de euros antes de 2014. Esa cirugía sin anestesia implica la supresión de 500.000 empleos públicos y una reducción del presupuesto de defensa, que termina con los últimos vestigios del Imperio Británico."

Los europeos emigran

El análisis de los flujos migratorios es central para comprender la cambiante realidad en la que vivimos. Durante el siglo XIX las Américas dieron trabajo y oportunidad a millones de europeos que escapaban de la pobreza y el analfabetismo, en aquella época el nuevo mundo era una tierra de esperanza para las familias y que de hecho permitió un importante ascenso social de los emigrados.

Luego de la Segunda Guerra mundial Europa comenzó a recibir inmigrantes del Norte de África, Medio Oriente y América Latina. Este proceso fue en aumento al punto de generar conflictos y profundos debates en la sociedad europeas hacia fines del siglo XX y principios del XXI. El flujo migratorio fue tal que comenzó a alterar la composición de las sociedades europeas en las cuales las minorías vieron incrementado su peso relativo en influencia en poderosos estados de Europa Occidental.

Este nuevo orden mundial que día a día nos muestra más de cerca sus características ha demostrado que hasta los ciudadanos de los países que hasta hace muy poco eran considerados tierras prometidas están comenzando a buscar oportunidades en otros sitios.

Esta realidad es descrita por el diario Argentino La Nación donde se afirma que: "Se trata de jóvenes preparados, con títulos universitarios, que hablan varios idiomas, tienen empleos precarios, trabajan en negro o no encuentran empleo en sus respectivos países, que sienten que no tienen futuro en su patria. Jóvenes que, virtuales exiliados económicos del siglo XXI, ven la única salida en el aeropuerto.

Silencioso, este éxodo se da en varios países del Viejo Continente, que expulsan jóvenes brillantes, en una "fuga de cerebros" cada vez más alarmante.

En un mundo globalizado, donde desplazarse es fácil, los talentos no sólo se trasladan dentro de Europa, sino que también eligen como destino para una nueva vida África, América latina o Asia, tomando el camino inverso que emprenden miles de inmigrantes pobres desesperados.

El fenómeno de la emigración de jóvenes preparados y cultos afecta principalmente a los países más afectados por la crisis económica, que en los últimos días volvió a poner en duda hasta la propia supervivencia de la eurozona. Se da en Italia, un país que prácticamente no crece desde hace una década, marcado por uno de los déficits más altos del mundo; en España, donde el desempleo ha alcanzado al 20% de la población y en los últimos dos años han emigrado 111.000 personas; en Grecia, salvada in extremis de la quiebra por la UE en mayo último y país del que emigra el 9% de los graduados universitarios; en Portugal, otra nación del bloque con la soga al cuello y las cuentas en rojo, que ocupa el tercer lugar entre los países europeos con mayor fuga de cerebros, detrás de Irlanda y Eslovaquia."

Las economías de los denominados 1er y 3er mundo

La alteración en los roles que ocupan los distintos actores de la economía mundial eran impensables hace una década. Una Europa en recesión, comprometida financieramente y dependiente, que requiere de la asistencia del Fondo Monetario Internacional para garantizar la estabilidad de su moneda. América Latina con fuertes tasas de crecimiento, libre de deuda y con gobiernos que operan en forma autonoma sin ser influenciados por las antiguas potencias hegemónicas. Este nuevo orden mundial sin dudas se plasma en la economía.

El Riesgo País es un tema que parece haber viajado de América Latina a Europa en solo algunos años tal cual lo analiza el portal de noticias INFOBAE.COM: "el costo de asegurar la deuda irlandesa contra la morosidad alcanzó un máximo récord y el diferencial del bono irlandés a 10 años sobre su equivalente alemán -otra medición sobre el riesgo- alcanzó 685 puntos básicos, el más alto desde que se introdujo el euro.

Ese registro es de más de cien puntos básicos por encima del Riesgo País argentino, de 515 unidades, medido por el diferencial de tasa de los bonos de países emergentes con sus similares de los EEUU.

El Riesgo País brasileño, por ejemplo, es de 176 puntos básicos, muy inferior, por ejemplo, al de España, cuyo diferencial de tasa con el bund alemán se situó en niveles récord de más 220 puntos básicos.

El Riesgo País de Colombia alcanza los 149 enteros, el de Perú, 155; el de Panamá, 154, y el de México, 141 unidades. Todos ellos, por debajo de la sobretasa que pagan los títulos públicos españoles.

Durante la primera década del siglo XXI la distancia que separa a las economías desarrolladas de las emergentes se ha achicado visiblemente.

El crecimiento cero de Europa contrasta marcadamente con América latina tal cual lo extraemos de la siguiente publicación: "El auge económico en América latina, que mejorará la situación del empleo y la pobreza, elevará en un 5,2 por ciento el producto interno bruto este año, y 3,8 por ciento en 2011. Brasil, la potencia regional, cerrará 2010 con un PBI 7,6 por ciento mayor al de 2009 según la Cepal. Al igual que en el resto del continente, el alza se desacelerará hacia 2001, para cuando se prevé un crecimiento del 4,5 por ciento."

Francisco Formariz, subdirector del índice Latibex de la Bolsa de Madrid reflexiona al respecto y afirma: "Se habla de la próxima década para América Latina. Países como Brasil, México y Chile ya tienen un Producto Interno Bruto (PIB) superior a muchos países de Europa en parte porque están recibiendo una fuerte entrada de capitales sin olvidar el talento de los empresarios latinos"

El espectacular asenso de la petrolera brasileña Petrobras pone de manifiesto esta tendencia económica. Las declaraciones del Ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega nos ayudan a comprender esta realidad: "Petrobras oficializó una emisión de 2.294 millones de acciones ordinarias y de 1.788 millones de acciones preferenciales por un valor de 115.041 millones de reales (unos 66.900 millones de dólares) que serán negociadas en Sao Paulo y Nueva York (...) la capitalización elevó el valor de mercado de la petrolera a cerca de 220.000 millones de dólares, con lo que se ubicó como la segunda entre las compañías de capital abierto de toda América superada solo por la petrolera estadounidense Exxon (290.000 millones de dólares)."

Estados Unidos comienza a aceptar esta nueva realidad

El presidente Obama en su discurso sobre el estado de la unión de 2011 fue claro al describir los riesgos que corren los Estados Unidos ante una pérdida de su supremacía a nivel internacional, el primer mandatario comparó la situación actual con la guerra fría en donde por momentos la Unión Soviética logro cuestionar el liderazgo norteamericano. Si bien es una comparación valida, veo poco probable, aun superando la actual crisis económica, que Estados Unidos pueda detener el lento pero constante proceso transferencia de poder desde las antiguas potencias a los denominados BRIC. El discurso llega en medio de una serie de proyectos de reducción de gastos y medidas de austeridad que de una forma u otra verán afectada la posición norteamericana a nivel global, quizás no de inmediato pero si en el futuro.
El siguiente extracto de una nota publicada en el diario español El País aporta claridad a esta cuestión: "Entre esos recortes, el presidente confirmó la reducción de 78.000 millones de dólares en gastos militares -aunque no precisó esa cifra- que previamente había anunciado el secretario de Defensa, Robert Gates. Esos recortes no afectarán a la guerra de Afganistán ni a los planes de jubilación de los militares retirados; se concentrarán en la eliminación de algunos programas de construcción de nuevos armamentos."

Las potencias del BRIC

Son quizás las potencias del BRIC las únicas capaces de materializar estos cambios, con esto me refiero que si bien afrontan distintos problemas, los Estados Unidos, Gran Bretaña y en menor medida Francia siguen siendo de los pocos estados que se dan el lujo de intervenir en asuntos externos en forma autónoma. Francia opera activamente en África donde defiende sus intereses y Estados Unidos y Gran Bretaña actúan de manera conjunta en las guerras de Irak y Afganistán. Será responsabilidad de Brasil, Rusia, India y China el lograr un desarrollo militar suficiente para lograr liberar a sus respectivas áreas de influencia de la intromisión Norteamericana o al menos limitarla. Rusia ya dio el puntapié inicial en Georgia durante el conflicto de 2008 mientras que China utiliza a Corea del Norte con el mismo fin. Brasil ha logrado una supremacía política, diplomática y económica en América del sur pero aún carece de la pata militar necesaria.

Las potencias del BRIC están haciendo notar de creciente influencia planetaria desde lo político y económico pero todavía resta mucho camino por recorrer en el plano militar, el cual es fundamental para cuestionar definitivamente el statu quo reinante desde el fin de la Guerra Fría.

Conclusiones

Estoy convencido que un nuevo orden mundial está naciendo, que las relaciones de poder entre los distintos estados y sus sociedades ya no serán los mismos. A lo largo de esta nota intenté describir los distintos aspectos por los que considero que el mundo está atravesando un proceso de transformación. Pero en esta breve conclusión me gustaría aclarar que los cambios pueden demorar años en materializarse, en Ciencias Sociales nada sucede de la noche a la mañana y si bien el mundo globalizado en el que vivimos pude acelerar los procesos históricos los mismos nunca serán inmediatos. Será cuestión de esperar y continuar observando la realidad internacional para ir descubriendo el nuevo orden mundial que nos espera.

Fuentes consultadas

"El mundo que enfrenta la Argentina"
Por Rosendo Fraga
Especial para lanacion.com
Jueves 15 de julio de 2010
http://www.lanacion.com.ar
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1284925

"Gran Bretaña lleva 50 años sin encontrar su papel"
Timothy Garton Ash
19/07/2010
http://www.elpais.com
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Gran/Bretana/lleva/anos/encontrar/papel/elpepuint/20100719elpepuint_5/Tes

"Los países de la UE se rebelan contra el ajuste"
Luisa Corradini
Domingo 24 de octubre de 2010
http://www.lanacion.com.ar
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1318121

"Europeos en fuga:son jóvenes y emigran para buscar empleo"
Domingo 21 de noviembre de 2010
http://www.lanacion.com.ar
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1326817

El Riesgo País latinoamericano iguala al de naciones europeas
12-11-10 | FINANZAS
Por Juan Gasalla
http://www.infobae.com
http://www.infobae.com/finanzas/546690-101275-0-El-Riesgo-Pais-latinoamericano-iguala-al-naciones-europeas

La Cepal prevé una expansión económica del 6,8% para el país en 2010
Miércoles 21 de julio de 2010
http://www.lanacion.com.ar
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1286884

"La hora de las multilatinas"
Juanjo Robledo
BBC Mundo, España
Jueves, 25 de noviembre de 2010
http://www.bbc.co.uk
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2010/11/101125_multinacionales_latinas_espana_economia_amab.shtml

"Petrobras se convierte en la segunda empresa más grande por valor de mercado de toda América"
Septiembre 24 de 2010
Agencia EFE
http://www.caracol.com.co
http://www.caracol.com.co/nota.aspx?id=1362571

"Obama alerta del peligro de que Estados Unidos pierda la supremacía mundial"
ANTONIO CAÑO | Washington 26/01/2011
http://www.elpais.com
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Obama/alerta/peligro/Estados/Unidos/pierda/supremacia/mundial/elpepuint/20110126elpepuint_4/Tes

No hay comentarios: